Caraqueños desean contribuir a la producción nacional con la horticultura urbana .

Caracas, 22 Mar. AVN.- En horas de la tarde del domingo pasado 196 inscritos en la primera oleada de la Gran Misión Saber y Trabajo en el Distrito Capital recibieron una llamada mediante la cual se les informaba que el miércoles 21 de marzo comenzarían a formarse como horticultores urbanos.

Estos caraqueños son parte de las 702 mil 674 personas que se han inscrito en el programa desde enero de este año.

Una de esas personas que recibió la llamada fue Mirla Santaella, quien reside de la parroquia Petare, municipio Sucre del estado Miranda.

Santaella cuenta que, cuando recibió la llamada, sólo pudo exclamar: «!Por fin voy a aprender a trabajar en el pequeño huerto familiar!». Tres días después estaba comenzando un adiestramiento de 466 horas (tres meses) en la Escuela Técnica Industrial José de San Martín, situada al oeste de la ciudad capital, un paso previo para la incorporación en el área laboral en materia de cultivo de huertas.

Este miércoles, durante el inicio del taller de horticultura urbana, explicó que siempre quiso aprender sobre agricultura, ya que tiene un pequeño huerto en su casa.

«Desde pequeña mi papá me enseñó a trabajarlo. Quiero aprender un poco más, afianzar mis conocimientos, para en algún momento llevar a los consumidores productos a bajo costo y de excelente calidad», lo que obtendrá en este taller, ya que el objetivo del mismo es que se conozcan las técnicas para cuidar el suelo y todo sobre sistema de riego y conservación de alimentos, entre otros.

Otro que es parte de esta iniciativa es Antonio José Rodríguez, quien vive en el sector El Cedral del municipio Macarao, y desde el año pasado está sembrando pimentón en una pequeña parcela en las adyacencias de su hogar.

Aseveró que su objetivo es «crecer un poco más como profesional, aprender todo sobre las cosechas y venderlas directamente al pueblo a precios razonables».

María Peréz, habitante de la parroquia El Recreo de Caracas, explicó que se inscribió en la misión, porque siempre le llamó la atención la agricultura y nunca había tenido la oportunidad de aprender el oficio, mientras Jesús Sánchez, de la parroquia Santa Rosalía, refirió que reforzará los conocimientos en el área.

«Me gustaría mucho tener una parcela y mantenerla lo que me queda de vida, y ayudar a la producción nacional de hortalizas», indicó Sánchez.

Cinco facilitadores tendrán la responsabilidad de adiestrar a los aprendices. Uno de ellos es MarioTorres, del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista, quien aclaró que la instrucción no sólo será para los registrados en la misión, sino también para los estudiantes de la Escuela Técnica Industrial José de San Martín, quienes desde hace dos años están recuperando los espacios verdes de la institución.

Los alumnos de la escuela técnica trabajan en el sistema de riego y en cavas de refrigeración, con lo que aportan su granito de arena a la Misión Saber y Trabajo.

Osleny Rodríguez es ingeniera en agronomía y es la segunda vez que apoya al Gobierno venezolano con un programa de gran envergadura.

«Tiempo atrás trabajé como instructora en la Misión Vuelvan Caras y cuando recibí la llamada para este curso no dudé en regresar», afirmó.

El campo de Rodríguez es el área de jardinería y paisajismo, por ello durante las prácticas motivará para sembrar hortalizas y flores medicinales en un área de la escuela técnica.

AVN