Irán llama a las demás naciones europeas a no seguir política de Reino Unido
TeleSUR

El Gobierno Iraní hizo un llamado a las naciones europeas a no seguir las acciones de la política del Reino Unido, país que cerró su embajada en Teherán e instó a la UE a ejecutar nuevas sanciones que afecten específicamente al sector financiero.

«Advierto a los países de la Unión Europea que no sigan el camino del Reino Unido y no se entrampen en la misma política que Londres», dijo el jefe de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, Alaedin Boruyerdi, de acuerdo con lo publicado por la agencia oficial IRNA.

El exhortó viene después del asalto que sufrió el martes la embajada británica en Teherán, que generó el cierre de dicha sede por parte de Reino Unido y la expulsión de todo el personal diplomático iraní en Londres, algo considerado por Irán como una acción “precipitada”.

Frente a esa decisión, el gobierno de Teherán avisó al Reino Unido que tendrá que «aceptar las consecuencias», una de ellas es la salida de todo el personal de la embajada británica en Teherán.

Irán afirmó que protegió el pasado martes la Embajada del Reino Unido en Teherán al actuar contra los responsables y detener a varios de ellos, mientras que Londres considera que no se garantizó la seguridad.

Boruyerdi dijo que que la Policía iraní protegió el pasado martes la Embajada del Reino Unido en Teherán «mucho mejor que la (Policía) británica» lo hizo en 1980 con la legación iraní en Londres, donde murieron dos diplomáticos en un asalto terrorista.

Asimismo consideró que la decisión adoptada por Londres equivale a la que tomó en 1980 Estados Unidos de romper las relaciones con Irán.

Sin embargo, el Reino Unido ha señalado que no ha roto las relaciones con Irán, sino que las ha reducido «a su nivel más bajo compatible con mantener las relaciones diplomáticas».

Washington rompió relaciones con Irán en 1980, durante la ocupación de la Embajada de EEUU en Teherán, en la que estudiantes islámicos mantuvieron retenidos, desde el 4 de noviembre de 1979 y durante a 444 días, a 52 estadounidenses, miembros del personal de la legación.

Francia, Alemania y Noruega han llamado a consultas a sus embajadores en Teherán y otros han convocado ya a los representantes iraníes en sus países para presentar quejas, exigir explicaciones sobre el asalto a la Embajada británica y pedir garantías de seguridad para su legaciones.

El Reino Unido confía en que la Unión Europea (UE) apruebe nuevas sanciones contra Irán y, en concreto, a su sector financiero.

«Espero que acordemos hoy medidas adicionales que supongan una intensificación de la presión económica sobre Irán (…), particularmente para incrementar el aislamiento del sector financiero iraní», indicó el ministro de Exteriores británico, William Hague, a su llegada a una reunión con sus homólogos europeos en Bruselas.

Hague no quiso avanzar qué medidas concretas se discutirán, pero confirmó que también estará sobre la mesa la opción de un embargo a las importaciones de crudo iraní.

teleSUR-Afp-Efe / PR