Grecia: Papademos enfrenta primera huelga general
TeleSUR

Los principales sindicatos griegos convocaron para este jueves una nueva huelga general en ese país, la primera que enfrenta el gobierno de Lucas Papademos, contra las medidas de austeridad que se extenderán en los próximos meses para recibir el rescate prometido por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para esta nueva paralización se espera que los colegios estén cerrados, los hospitales trabajen con el personal básico y los servicios de autobús y tren se detengan. Los barcos permanecerán amarrados, la mayoría de los bancos cerrados y trabajadores como periodistas y basureros decidieron no acudir al trabajo.

A estas paralizaciones se les une una masiva manifestación en la capital griega y otra en Tesalónica (norte), convocadas por las federaciones sindicales del sector público (ADEDY) y privado (GSEE).

«Los trabajadores han tomado las calles para darle una respuesta dinámica a un Gobierno que quiere más recortes, nuevos salarios, ha anulado convenios laborales colectivos y quiere cerrar nuestros negocios», ha declarado a Net TV el jefe sindical del servicio de suministro de aguas de Atenas EYDAP, Christos Kiosis.

Esta es la decimocuarta huelga general desde el inicio de la crisis de la deuda griega en 2010, esta vez contra el gobierno de Lucas Papademos, que prometió seguir aplicando la política de austeridad recetada por la Unión Europea y el FMI para sanear la economía nacional, al borde de la quiebra.

«No debemos hacernos ilusiones, la austeridad continuará en 2012 y también nuestra movilización, porque la precariedad y la amenaza del desempleo persisten», dijo a la AFP el secretario general de la GSEE, Yannis Panagopulos.

La ADEDY criticó en especial los recortes salariales acometidos y un plan de paro técnico que afectará a 20 mil funcionarios este mes y a 150 mil de aquí a 2013, según las previsiones del gobierno.

Las medidas son parte de los presupuestos de 2012 que deben aprobarse en el Parlamento este mes.

«Ya es suficiente. Hemos salido a las calles para decir que estos presupuestos son unos presupuestos de austeridad, de hambre, que no deben ser aprobados», ha añadido Kiosis.

Los sindicatos esperan una participación inferior a la de la anterior huelga general, celebrada los días 19 y 20 de octubre, debido a la llegada de un nuevo gobierno, y a las esperanzas depositadas en las elecciones legislativas del próximo año.

El nuevo paro de 24 horas tiene como divisa «No al presupuesto de recesión», que podía leerse en numerosos carteles colgados por toda Atenas.

El primer ministro griego, el tecnócrata Lucas Papademos, se comprometió a «tomar todas las medidas necesarias para aplicar las decisiones de la cumbre de la zona euro del 26 de octubre y cumplir los objetivos del programa de saneamiento de la economía, crucial para mejorar la vida de los griegos», en una carta enviada a los dirigentes de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo.

teleSUR-Afp-Efe-EuropaPress / PR