El Imperio de Las Mil y Una Noches *Cuento para la juventud Libia¡¡¡
Por: Maité Campillo

A la hoguera, a la hoguera!!!, gritaba el populacho norteamericano. Y, en la hoguera se achicharró cual sardina de carnaval.

Había una vez una ciudad llamada Sirte, una ciudad preciosa, su clima era envidiable. El sentido poético de sus habitantes estaba marcado por esa extraordinaria temperatura, donde los vientos forman gigantes dunas.

Éstas empujaban los sueños, y el fuego del cielo desparramaba las nubes altas formando montañas y flores que adornaban su vida; sus ojos grandes lucían miradas hermosas y el desierto era un pulmón que respiraba rodeado de cientos de árboles.

Esta ciudad se encontraba en un país llamado Estados Unidos de América. Durante el día sus habitantes laboraban y estudiaban con total armonía y felicidad, rodeados de extensas tierras de regadío, hasta becas tenían para el que quisiera estudiar una carrera fuera del país; algo importante, su moneda era fuerte y no dependía su economía de otros países, porque no tenían deuda externa.

Era una ciudad tranquila, alejada de las grandes urbes lo suficiente para que nadie, nunca se acordara de ella, y menos de sus habitantes que vivían en su oasis particular. Un mal día, un grupo numeroso de banqueros -“Hienas” S.A. – dueños de empresas armamentistas -empresarios privados judíos- y presidentes de los mayores medios de comunicación, huyendo del imperio de “Las Mil y Una Noches” deciden refugiarse en Sirte, pensando que allá nadie les buscará ni atrapará . Pero los tentáculos del imperio son muy largos y eficaces.

En la ciudad tenían agentes comunistas, anarquistas, antisistema, ateos, masones, negros marginados, latinos indocumentados, hasta un pacifista y un político humanista tenían!, eso sí que es difícil de encontrar en el mundo!, y claro, el imperio de las noches de Oriente rápidamente intuyendo el peligro, cercó, acorraló y acosó a tan “ilustres personajes”, también a sus hij@s por supuesto, sus colaboradores mas directos, y amantes, a la vez que se adueñaban de sus riquezas naturales y de todo el oro del país dejando las reservas del Banco Nacional vacías.Entre los acosados se encontraba su representante, un presidente casi negro, el mestizo Obama, que fue interceptado por “aviones” espías del imperio de “Las Mil y Una Noches”. Estos aviones eran como alfombras voladoras, sin ruido, sin motores, pero eficaces.

Luego, de una lámpara maravillosa salió un mago grandullón con cara de pocos amigos; cogió al presidente mestizo del cuello y lo lanzó a las turbas deseosas de venganza. Ya, junto a la cuadrilla de criminales banqueros detenidos, que no dejaban de gimotear, implorar y llorar, les dieron tal tunda de palos que no pararon hasta verlos hechos unos harapos, no se saciaban! Nadie pudo reconocerlos, jirón tras jirón, ahí, desechos. Mas tarde, los anarquistas les dieron a beber un cóctel que los banqueros nunca habían probado, produciéndoles desmayos, alucinaciones y grandes purgas físico- psíquicas.

Los comunistas y ateos les cortaron la retirada con hoces y martillos sobre sus cabezas una y otra vez hasta hacerlos famosos a nivel internacional, tanto, que los parásitos de las aguas ponzoñosas, como las pantanosas, llegaron a conocerles y familiarizarse con sus nombres al tener que compartir el mismo espacio. Y al final, dado que aún seguían resistiéndose, pacifista y humanista, les lanzaron flores carnívoras en su honor, al grito de: ¡paz hermanos, paz en la tierra, paz! Entre los escondidos en Sirte, dentro de una mansión del odiado presidente norteamericano, se encontraban elementos peligrosísimos, terroristas!!!, causantes de genocidios a la humanidad.

Entre ellos: Warren Buffett, Larry Ellison, Charles Roch, David Roch, Michael Bloomberg, David Rockefeller, gentes oscuras de la o­nU reunidas con estos elementos peligrosísimos y hasta un tal Sarkozy se encontraba. El silencio de todos ellos, era sepulcral, sus miradas olían a muerte. Una vez atrapados y sin juicio popular, que ni falta que hacia según algunos, los crucificaron uno a uno formando una larga hilera de cruces en el paseo principal de la hermosa villa de Sirte; ahí, expuestos al sol, para que sus caras nunca se nos olviden. Antes del martirio de las crucifixiones, fueron apaleados, escupidos, meados y pateados por una turba de gente, hasta de niños y ancianos vengativos. El “negrito”, o sea, mestizo, imploraba piedad y perdón alegando su condición de jefe y de ser portador de un Nobel de la Paz. Pero a éste le reservaron la hoguera ¡¡¡A la hoguera, a la hoguera!!!, gritaba el populacho norteamericano. Y, en la hoguera se achicharró cual sardina de carnaval.

El mundo, por fin respiró… ¡¡¡Habían conseguido exterminar el terrorismo internacional!!!, miembros de un gobierno en la sombra, que tenían atemorizada a la humanidad!!!

Nunca mas, nunca mas, sácratas!, bandidos!, asesinos!, dictadores! Nunca mas!!!.Los niños de Iraq, Palestina, Afganistán, Libia, Indoamérica… Los niños del mundo, de todos los rincones corrían felices; brincaban, saltaban, reían. Por fin los niños de África y de todo el planeta, podrían tener futuro, podrían comer, estar sanos sin miedo a los hombres malos porque ya, no existían!

El Imperio de Las Mil y Una Noches había prometido el reparto de las riquezas, del agua, de la tierra, de los recursos naturales, dónde todo el mundo tendría un trabajo digno, una vivienda donde dormir, una sanidad para todos, una educación acorde con los valores de la humanidad, y una sonrisa bonita, larga muy larga, duradera para todos. Y, los aviones de alfombras voladoras sin ruido y sin armas fueron surcando pueblos, ciudades, mares y montañas en busca de seres malignos. El mago grandullón y gruñón volvió a su lámpara maravillosa, para ser requerido cuando se le necesite.

Abellinut terminó así de contar a sus amig@s su último cuento en una larga noche fría del desierto africano, arropados por una pequeña hoguera que iluminaba sus caras, sus sonrisas y ojos traviesos. [ Abellinut, el contador de cuentos, murió. Murió junto a su familia al día siguiente a causa de un misil “inteligente” enviado por los hombres que dominan (“Mundo” S. A.), que no quieren sonrisas para los niñ@s.]NOTA
Que la OTAN es un despliegue de maldad, un organismo macabro insolente, que sólo aporta terror a los pueblos, lo saben los dioses y los judas.

Que al siglo XX como el XXI, los han teñido de sangre los gobiernos “demócratas” que rigen nuestras vidas, lo sabemos hasta “las brujas” que no hay un político “profesional” que no esté cubierto de sangre caminando por las alfombras de los palacios de congresos; desde la punta de los pies a la cabeza chorrean sangre, es el uniforme de la OTAN, que no lo han lavado todavía. Su proyecto en Libia, es el mismo que en Iraq: desmantelar, desmantelar, desmantelar; arrasar económicamente el país, cultura, pueblo, y privatizar una nación más -no integrada en la alianza del crimen.

[Los buitres se lanzan sobre los pozos de petróleo, sobrevuelan Trípoli, “otra ciudad de Norteamérica”. ]

*A la memoria de su país, para que el recuerdo de la heroica gesta antiimperialista no caiga en el olvido y la sangre de los asesinados florezca en la tierra, por los que aún siguen cayendo, protagonistas de una causa invencible.
Maité Campillo (actriz)