Cientos de «indignados» de EE.UU. desalojados violentamente de plaza de California
TeleSUR

Cientos de “indignados” fueron desalojados violentamente la noche del martes de la Plaza Frank Ogawa de Oakland (oeste) por el cuerpo antimotines de la Policía Local, dejando al menos 85 detenidos y varios heridos.
Los manifestantes intentaban retomar los espacios del lugar luego que fueran destruidos sus campamentos más temprano.

A las 19H45 (02H45 GMT) los oficiales atacaron con bombas lacrimógenas a la multitud que se concentraba tras varias advertencias dadas desde la madrugada. Durante todo el día los agentes mantenían una fuerte presencia hasta que actuaron duramente al final de la jornada.

La Policía irrumpió en el campamento, rompiendo las tiendas y tirando abajo los puestos que albergaban las instalaciones médicas y de alimentos.

Luego de la arremetida, los manifestantes se reagruparon y comenzaron a lanzar huevos a la policía antimotines, pero los agentes respondieron con balas de pintura.

Imágenes televisivas mostraron a numerosas personas esposadas que eran sacadas de la plaza .

Entre los arrestados estaba Aiyahnna Johnson, de 30 años, quien había estado en el campamento con su hija de dos años. «Nosotros queremos lo mejor para ustedes», le dijo Johnson a los dos policías que se la llevaban, de acuerdo con el diario Chronicle.

Otro manifestante, Jerry Smith, de 35 Años, contó a la prensa que una bomba lacrimógena cayó en uno de sus pies y le roció la cara por completo. Afirmó que pese a las advertencias la gente no se iba a intimidar. “Podemos hacer esto pacíficamente, no retrocederemos”, dijo.

Por su parte, Stephanie Demos denunció que los policías «destruyeron la propiedad personal de la gente. No tenían ninguna razón para hacer eso.»

La acción policial en Oakland comenzó alrededor de las 04H40 (11H40 GMT) del martes cuando un policía con un altavoz le dijo a los manifestantes que estaban bloqueando ilegalmente la plaza y eran sujetos a arresto.

Tras la amenaza los manifestantes hicieron barricadas con basura, paletas de contenedores e incluso barreras de metal alrededor del lugar.

El gobierno municipal les dijo a los manifestantes que estaban violando la ley y no podían pasarse las noches en el campamento como lo venían haciendo en solidaridad a sus compañeros de Nueva York, que protestan cerca de Wall Street en contra la codicia corporativa, la ineficiencia del gobierno y el capitalismo.

La alcaldía ha anunciado que el lugar se abrirá de nuevo en unos días como una «zona de libertad de expresión» durante las horas normales, pero advirtió que nadie se le permitirá permanecer después de 10 horas y menos con algún propósito de acampar.

teleSUR-socialistworker-SanFranciscoChronicle-Afp-AP/PR