Habitantes de la costa este de EE.UU. continúan preparándose ante llegada del huracán Irene

TeleSUR
Los residentes de la costa este de Estados Unidos continúan preparándose ante la inminente llegada del huracán Irene, cuya amenaza ha llevado a varias entidades de esa zona del país norteamericano a declarar el estado de emergencia.

Irene, considerado uno de los peores huracanes de los últimos siete años en Estados Unidos, apunta su furia hacia la costa de Carolina del Norte, según reportó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) estadounidense en un boletín emitio la madrugada de este viernes

De acuerdo con el reporte del CNH, se calcula que el ciclón, el primero de la temporada de huracanes en el Atlántico, podría afectar a alrededor de 65 millones de personas a lo largo y ancho de la costa atlántica de Estados Unidos.

La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, el administrador de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema, por su sigla en inglés), Craig Fugate, y otras autoridades de emergencia han convocado una rueda de prensa para la mañana de este viernes para explicar «los esfuerzos de preparación» ante la llegada del huracán Irene.

Decenas de miles de residentes en las zonas costeras han sido evacuadas a causa del huracán, que además ha motivado la cancelación de centenares de vuelos.

Este huracán también ha obligado a la postergación indefinida de la inauguración oficial de un monumento al fallecido líder de los derechos civiles afroamericano, Martin Luther King, prevista para este próximo domingoy en la que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sería el orador principal.

El portavoz del CNH, Dennis Feltgen, dijo a la radio pública estadounidemse que se trata de “todo lo que puede ser un huracán, y se ubica en una de esas peores trayectorias para la costa este”.

Irene es en la actualidad un huracán de fuerza 3 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, y podría llegar al nivel 4 en las próximas horas según algunos modelos.

Aunque se desconoce dónde tocará tierra, varios modelos computerizados indican que el ciclón llegaría primero a la costa de Carolina del Norte, donde las autoridades comenzaron desde el pasado miércoles a evacuar a decenas de miles de turistas.

Los estados de Carolina del Norte, Maryland, Virginia, Delaware, Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York, han declarado el estado de emergencia.

En el área de Washington, donde se ubica la capital estadounidense, algunas tiendas han comenzado a agotar sus suministros de linternas, candelas, baterías, agua, y otros artículos de primera necesidad.

Según los pronósticos meteorológicos, Irene registra vientos de 185 kilómetros por hora y se perfila como uno de los más fuertes en la costa este de Estados Unidos en los últimos siete años.

teleSUR-Afp-Efe/MFD