Gobierno boliviano instala mesas de diálogos con indígenas por construcción de vía interestatal

TeleSUR

El Gobierno boliviano instalará este viernes unas 10 mesas de diálogo con representantes indígenas, las cuales serán encabezadas por igual número de ministros que se trasladaron a la localidad de Puerto San Borja, en el departamento del Beni (norte) para atender demandas de una marcha de pueblos originarios.

La caminata partió el pasado 15 de agosto de la ciudad de Trinidad, en el departamento de Cochabamba, hacia La Paz en rechazo a la construcción de la carretera interestatal Villa Tunari-San Ignacio de Moxos (Beni), sobre la cual aseguran que dañará la biodiversidad de la zona que atravezará.

El Gobierno boliviano señala que esa vía, que deberá atravesar el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), unirá al occidente con el oriente del país y traerá desarrollo a la región amazónica, además de que contribuirá a la integración.

De acuerdo con la ministra boliviana de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, inicialmente las conversaciones con la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob) serían con seis ministros pero a solicitud de los originarios, el presidente Evo Morales envió a 10, la mitad de su gabinete.

Entre los temas que se someterán a deliberaciones hasta el próximo domingo, dijo por su parte el ministro de Obras Públicas ,Walter Delgadillo, sobresalen los relacionados con educación, salud, comunicación y la explotación de hidrocarburos.

En las pláticas también participan representantes de la Asamblea del Pueblo Guaraní. En esta semana, el Ejecutivo mostró nuevas evidencias de los vínculos de esas organizaciones no gubernamentales y la embajada de Estados Unidos así como la Agencia del norteño país para la Cooperación Internacional (Usaid, por su sigla en inglés), con planes desestabilizadores.

La cancillería boliviana adelantó que evaluará los documentos y denuncias contra la Usaid en Bolivia, tras las denuncias hechas por el director de la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf), Juan Ramón Quintana.

Quintana reiteró que la estrategia estadounidense desde 2006 se debe al proceso de transformaciones económicas y políticas que se está realizando tanto en Bolivia como en otros países del Cono Sur.

El Tipnis, ubicado entre los departamentos de Beni y Cochabamba, posee doble categoría de protección: desde 1965 es un parque nacional.

Y a partir de la «marcha por el territorio y la dignidad» de 1990, constituye un territorio indígena donde habitan ancestralmente los pueblos moxeño, yuracaré y chimane en 64 comunidades con una población de aproximadamente seis mil habitantes.

Con una extensión de casi un millón 100 mil de hectáreas, el Tipnis tiene una importancia fundamental para la conservación ambiental en Bolivia debido a su gran riqueza en biodiversidad.

Comprende alrededor del 40 por ciento del patrimonio biológico del país y la existencia de extensos bosques naturales que cumplen una función de sumidero de carbono, aportando a controlar el efecto invernadero.

teleSUR-Abi-Pl/MFD