OTAN asegura que seguirá «controlando» unidades militares en Libia junto a rebeldes

TeleSUR
El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, afirmó este lunes que el bloque militar seguirá “controlando” unidades militares en Libia en conjunto con el Consejo Nacional de Transición (CNT), el máximo organismo de los opositores al líder Muammar Al Gaddafi.

De esta manera, la OTAN se alinea con la entidad rebelde que en los últimos meses ha causado el mayor caos social de los últimos 40 años en Libia.

Leyendo un comunicado, Rasmussen indicó que tras los ataques del último fin de semana- donde más de mil 300 personas murieron- el Gobierno de Gaddafi «se está derrumbando”.

Con este argumento, afirmó que la OTAN está dispuesta a «trabajar» con el CNT a fin de llevar a Libia a un proceso de “paz y democracia”.

“Al igual que en los últimos seis meses (en los que en Libia hubo casi tres mil muertos por bombardeos) la Alianza Atlántica continuará controlando las unidades e instalaciones militares clave y actuará en consonancia con el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU cuando vea cualquier movimiento ‘amenazante’ contra el pueblo libio», reza el texto.

Del mismo modo, Rasmussen calificó como “de tremendo sufrimiento», las décadas del Gobierno de Gaddafi y aseveró que «ya es hora de que todas las ‘amenazas’ contra los civiles cesen».

“La OTAN quiere que el pueblo libio sea capaz de ‘decidir’ su futuro en libertad y en paz, porque el futuro de Libia le pertenece. Hoy, podemos comenzar a ‘construir’ este futuro», aseveró el secretario general de la organización que desde finales de marzo asumió el mando pleno de agresión militar contra Libia.

Insistió además en que si llega a concretarse el golpe de Estado contra Gaddafi, será una «gran responsabilidad» la que tendrá el CNT de liderar esta transición y recomendó que ésta debe ser «tranquila” e “inclusiva” para garantizar que el país permanezca “unido”.

Por último, recordó que tras la ola de violencia, en la que incluso se han atacado objetivos civiles intencionalmente, es una oportunidad para que los «últimos aliados de Gaddafi» abandonen el poder.

«El mundo les está observando. Es su oportunidad para posicionarse al lado del pueblo libio y elegir el lugar correcto en la Historia», recalcó el líder del bloque atlántico que, en uno de sus ataques, asesinó a un hijo y tres nietos de Gaddafi.

El pasado 31 de marzo, la OTAN asumió el mando pleno de los ataques contra Libia, luego de completarse 12 días de la agresión imperialista encabezada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra la nación del norteafricana.

Estos ataques, fueron aprobados el pasado 17 de marzo por el Consejo de Seguridad de la ONU, que alegó que para esa fecha, el Gobierno libio “atacaba” a los civiles.

Supuestamente, los bombardeos eran para “proteger” a la población pero desde que iniciaron, hasta la fecha, más de dos mil 600 libios han sido asesinados, entre ellos más de dos centenares de niños y una docena de imanes (líderes religiosos).

Entre los blancos de la OTAN se cuentan más de mil 600 objetivos civiles, que incluyen hospitales, escuelas, universidades y conjuntos residenciales.

teleSUR- Europapress/lp-MFD