Mujeres exigieron investigar al semanario 6to Poder por promover «violencia simbólica»

Caracas, 22 Ago. AVN .- Vulneración de derechos humanos a la mujer venezolana, violencia simbólica hacia el género y la familia y descalificación directa a las instituciones y poderes del Estado legítimamente constituidos, son algunos de los motivos expuestos este domingo por mujeres revolucionarias ante la Fiscalía General de la República, donde exigieron una investigación exhaustiva y cierre definitivo del semanario internacional 6to Poder.

Dicha solicitud fue recogida en un documento entregado a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, luego de una marcha realizada desde la plaza Morelos en rechazo a la publicación del referido semanario en la que se utilizan términos como “cabareteras” para referirse a seis mujeres que presiden instancias del poderes públicos.

La publicación hace referencia, con lenguaje irrespetuoso y de desprestigio, a las funciones públicas que desempeñan Blanca Eekhout, segunda Vicepresidenta de la Asamblea Nacional; la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Luisa Estella Morales; la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez; la Contralora General suplente, Adelina González; la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, y la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

En el texto, se califica a estas funcionarias como «Las poderosas de la Revolución».

Al respecto, la defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, expresó que dicha publicación incurre en el delito de “violencia simbólica hacia la mujer”, contemplado en la Ley Orgánica para el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

“Esta violencia simbólica tiene carácter penal y hay que abatirla. Si nosotros permitimos que nuestras mujeres sean vistas como objeto sexual, ¿qué será de nuestras niñas?”, enfatizó Ramírez.

Denunció lo que anteriormente había sido mencionado por el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Aristóbulo Istúriz, sobre la estrategia ultraderechista de atacar al Estado venezolano y al Presidente Hugo Chávez desde tres francos: Poder Popular, Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y la sobernaía.

Sobre este particular, sostuvo: “La soberanía del país se ataca descalificando a las instituciones”.

Por su parte, la segunda vicepresidenta de la Asamblea, Blanca Eekhout, denunció también que tal campaña tiene como objetivo principal “justiciar una desestabilización del país, de las instituciones, con pretensiones de golpe de Estado”.

«Es necesario develar esa estrategia de golpe, de desestabilización que vienen desarrollando y que inició con ataques a la FANB».

«Saben que no tienen argumentos, ni moral, ni capacidad de suplantar en liderazgo del Presidente Hugo Chávez. Siguen teniendo una agenda de violencia, desestabilización, agresión y de guerra», enfatizó. Eekhout.

En ese sentido, la masiva presencia del género femenino que marchó este domingo dio su respaldo al documento consignado en el que, entre otras cosas, se repudia “la escala fascista para desconocer las instituciones y desestabilizar al país, a la Revolución (…) Una vez más la apátrida burguesa demuestra su profundo odio y carácter desestabilizador. Ayer fue Pdvsa, luego la Fuerza Armada Nacionales Bolivarianas y hoy son los poderes legítimamente constituidos”

Las mujeres solicitaron un desagravio contra la figura femenina que dirige la revolución bolivariana y exigieron develar al país los nombres de los dueños del semanario 6to Poder.

En el texto consignado se expresó lo siguiente:

«Exhortamos a la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, la aplicación de todo el peso de la ley, de las sanciones a que hubiera lugar, y exigimos el cierre inmediato del semanario 6to Poder por la violación flagrante de los derechos de la mujer. Exigimos se apliquen las sanciones por el irrespeto a las familias venezolanos y exigimos que nuestros medios de comunicación respeten la dignidad de la mujer y de la familia”.

Asimismo, ratificaron su rotundo apoyo al Gobierno Nacional, a la FANB, a los poderes públicos y a la institucionalidad del Estado.