LOS ANTICIPATORIOS ANUNCIOS DE LA MUD
¡Mosca porque cigarrón atora!

Por: Martín Guédez
La MUD, por boca de uno de sus más añejos miembros, Oswaldo Álvarez Parr, ha anunciado la línea estratégica recibida del Departamento de Estado.

Henchido de prepotencia, arrogante y soberbio como sólo puede serlo un mediocre incapaz de descubrir su propia insuficiencia, envidiablemente instalado en su propia torpeza, este idiota, redondo, vitalicio y sin poros como una bola de billar pero altamente significativo, ha anunciado la estrategia final para herir de muerte la armonía, el sosiego y la paz entre los venezolanos, ha dicho que “el Presidente Chávez debería renunciar” añadiendo sombras sobre el CNE , mal signo este de la MUD. Los otros voceros del saco de gatos de la ultra derecha se dedican entre tanto a demoler el prestigio de los poderes del Estado aplicando especial fiereza contra el Poder Electoral

Bien, es claro que esa no es una estrategia mudista, estos personajes no se atreverían a correr el riesgo de un desconocimiento de la victoria popular en 2012 –por ejemplo- a menos que se sepan protegidos. Esa es la estrategia del amo. Esa es la estrategia de la CIA. Esa es la estrategia, en fin, del imperio. Anunciar, con la participación orquestada de los grandes medios de comunicación -nacionales e internacionales- la victoria de la contra o reclamar fraude es la idea. Inundar con esa falsa consigna las mentes harto disociadas de sus seguidores, promover enfrentamientos y actos de terrorismo bien calculados al producirse el boletín del CNE dando como ganador legítimo a Chávez. Para ello trabajan y lo harán incansablemente en el descrédito del CNE durante los largos meses de campaña que aún nos quedan.

Recordemos: esa fue la estrategia del imperio a lo largo de todo el proceso que condujo a la celebración del referéndum reafirmatorio del que se cumplieron siete años este 15 de agosto. Primero, a conciencia y admitido además por estos mismos irresponsables «recogieron 27 millones de firmas» (Mendoza dixit), las cuales debían ser admitidas o de lo contrario incendiarían el país. Invocarían la Carta de la OEA y esperarían a recoger las cenizas sangrientas de un país destrozado. El CNE -que debió eliminar más de un millón doscientas mil firmas por irregularidades -todo en conformidad con el reglamento- cedió a la campaña aquella de «la paz está en la manos del CNE» y envió a «reparo» ese millón y tanto de firmas.

En los reparos violaron todas las normas de la decencia, clonando cédulas por miles, poniendo a firmar personas fallecidas y pare Ud., de contar. De nuevo, aquella noche del anuncio, o el CNE les daba la razón y convocaba a referendo o ellos incendiaban el país y EE.UU. intervenía. (El Departamento de Estado, por sus más connotados voceros se cansó de decirlo). Una vez más, el CNE, el Gobierno Revolucionario y el pueblo bolivariano, optamos por «correr la arruga». Se prefirió la postergación de la amenaza. Se convocó el referendo.

Lo acontecido la misma noche del 15 de agosto, cuando se ofrecían los resultados, deberíamos recordarlo todas y todos. Ramos Allup, franqueado por un grupo de rostros desencajados (los mismos rostros del actual MUD) anunciaba “el más colosal fraude de la historia” Sus medios profundizaron la denuncia y aportaban “pruebas del fraude” Globovisión recorría las calles de Caracas con su musiquita de tiburón apuntando por boca de sus desnaturalizados anclas que “la poca presencia de los chavistas en las calles indica que se sabían perdidos” El plato estuvo servido para el desencadenamiento de una guerra civil con la consecuente intervención “internacional” No pudieron, la contundente reacción del pueblo venezolano los detuvo. No aprendieron y si otros métodos más expeditos no les funcionan (golpe de estado, magnicidio, etc.) volverán a hacerlo.

Ahora, clara y fehacientemente, estos bandidos anuncian similar estrategia. O «ganan» o incendian el país. Creo que estos idiotas pertinaces son eso y sólo eso pero ¡qué peligrosos pueden ser! Anatole France decía que: «un necio es mucho más funesto que un malvado. Porque el malvado descansa algunas veces; el necio, jamás», no obstante no me preocupan tanto estos necios. Quienes me causan preocupación son sus jefes en los EEUU. Estos cipayos a lo sumo nos producen el tormento angustioso de cohabitar con sus peligrosas tonterías. Aquellos son la idiotez bárbara, seca, maciza, criminal y grosera. Iraq, Afganistán o Libia, por sólo señalar sus más recientes proezas, son un ejemplo vivo. El anuncio de estos sátrapas herodianos de la MUD es grave. La Revolución, en el ejercicio pleno del don regio, el ejercicio de la autoridad, porque como nos dice Bolívar “llamarse jefe para no serlo es la peor de las desgracias” debe detenerlos, ponerles preparo –como diría mi vieja- darles un tate quieto de una buena vez para que “cojan mínimo” ¡Ya basta de impunidad!

LA PATRIA Y EL MUNDO SERÁN SOCIALISTAS O NO SERÁN NI PATRIA NI MUNDO