Alemania-Francia: primera partida, tablas

Por: Fausto Triana
París, 17 ago (PL) Días antes de las cumbres entre Alemania y Francia siempre parece que las discrepancias terminarán acentuándose, pero al final la tempestad se disipa y ofrecen un respiro a la resquebrajada casa europea.

Eurobonos y PIB alemán enfrían cumbre Sarkozy-Merkel Así volvió a repetirse hoy, cuando la Canciller Federal germana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, subrayaron coincidencias estratégicas y tácticas para intentar dar tranquilidad a los mercados bursátiles.

Conversaron en el Palacio del Elíseo, por cierto en plena etapa de remozamiento y reparaciones, hablaron con los periodistas y se despidieron para continuar “el excelente diálogo bilateral” con una cena de trabajo.

Las locomotoras de la economía continental hablaron como si las crisis, los temblores en las bolsas y los vaivenes financieros internacionales fuesen más aspavientos que otra cosa. Pero las palabras de Merkel y Sarkozy tuvieron un efecto positivo.

De inmediato el euro se fortaleció aún más en relación con el dólar estadounidense y las reacciones, si bien moderadas, resaltaron la iniciativa de crear un Gobierno de la Eurozona bajo la batuta del belga Hermán Van Rompuy.

Dentro de la inestabilidad de las administraciones belgas, Van Rompuy fue un primer ministro temporal bastante elogiado y por tal motivo resultó elegido como presidente del Consejo Europeo.

Figura poco carismática de la centroderecha y carente de discurso de liderazgo, es considerado, empero, un ejecutivo pragmático y eficiente.

El futuro Gobierno Económico de la zona euro, con un mandato de dos años, pudiera quedar constituido “en unos meses o semanas”, de acuerdo con las palabras de Sarkozy, quien adelantó que actuaría con un Consejo de Dignatarios a reunirse cada seis meses.

Tanto el mandatario francés como Merkel, manifestaron su confianza en el futuro de la economía de la región e internacional y recalcaron que no son proclives a las euro obligaciones (eurobonos) para solución los problemas del bloque comunitario.

Desde distintas ópticas, ambos coincidieron en la idea de que la Unión Europea debe luchar porque todos los países logren una integración plena, en la que cada parte asuma sus compromisos en el camino hacia el progreso y el desarrollo.

Si bien el organismo especializado Eurostad aseguró que la recuperación económica de ralentizó ante el débil crecimiento alemán y el freno en Francia, Sarkozy y Merkel dijeron que al cierre del año se verán resultados alentadores.

“Debemos pensar en el Fondo Monetario de Europa, en el Gobierno de la eurozona, para impedir en lo sucesivo que nuestros territorios sean víctimas de la especulación, los rumores y las prácticas mezquinas”, señalaron.

mem/ft