Noruegos acuden a la misa en memoria de las 93 personas fallecidas en doble atentado

TeleSUR
Cientos de noruegos se congregaron este domingo en la catedral de Oslo, para rendir tributo a las 93 personas que resultaron muertas este viernes en los atentados terroristas perpetrados por el ultraderechista y anti-islamita Anders Behring Breivik de 32 años de edad.

Los asistentes al acto litúrgico ofrecieron flores en memoria de las víctimas y corearon el poema Til Ungdomen (A la juventud), creado en 1936 por el escritor noruego Nordahl Grieg, héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Pese a los llantos que pudieron oírse dentro del templo, los noruegos guardaron silencio durante la ceremonia y mostraron un sorprendente estoicismo ante esta tragedia.

“He venido aquí porque una de mis alumnas, una fantástica activista política de 21 años a la que yo conocía bien, murió asesinada en Utoya”, expresó el profesor de Derecho de la Universidad de Oslo, Mads Andenas.

Así mismo, una joven de nombre Lina manifestó su estupefacción ante los hechos que enlutaron a la nación europea.

“Es un día triste, el más triste que hemos vivido en Noruega. Espero que no volvamos a vivir nada así nunca más. ¿Qué puede llevar a alguien a hacer algo así?”, dijo la joven.

Mientras tanto, la policía sigue realizando las investigaciones y recogiendo declaraciones de Anders Behring Breivik de 32 años de edad, que se considera autor material de los dos atentados, la bomba puesta frente a un edificio gubernamental de la capital, y el un tiroteo perpetrado por él mismo más tarde en la isla de Utoya.

Según publica la prensa internacional, el homicida se autodefine como “nacionalista” y opositor a una sociedad multicultural en foros de Internet y según medios locales, éste habría sido detenido por la Policía en 2001 por posesión ilegal de armas y explosivos.

Tras la captura del pistolero de Utoya, minutos después de ejecutarse las acciones criminales, la policía registró su residencia ubicada al oeste de la ciudad en la que encontraron un kilo de explosivos y dos uniformes de la policía, prendas que utilizó este viernes para colarse en el referido campamento.

El último testimonio ofrecido por Breivik a la policía, indica que este llevó a cabo los ataques para combatir lo que él llama una invasión del islam en Europa a través de la inmigración.

“Una vez que has empezado a golpear, es mejor pasarse que quedarse corto, si no se corre el riesgo de reducir el deseado impacto ideológico del golpe”, dice un manuscrito redactado por Breivik.

Por ahora, los organismos de seguridad se encuentran indagando si Breivik tiene vínculos con algún grupo de ultraderecha en el extranjero o si recibió financiamiento de algún tipo.

Hasta este domingo la policía arrestó a seis personas por sospechas de que colaboraron de alguna manera con el noruego de 32 años, pero éstas fueron liberadas poco después.

Al menos siete muertos y 15 heridos dejó la explosión de un artefacto explosivo ocurrida el viernes en la mañana en el distrito gubernamental de Oslo, donde se ubican las oficinas del primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, hecho que fue seguido por un tiroteo dentro de un mitin de la facción juvenil del Partido Laborista en la isla Utoya, donde tenía previsto asistir el gobernante, hecho en el que fallecieron 85 personas.

Los sucesos han producido un unánime rechazo de casi todas las naciones del mundo entre las que se encuentran países de Latinoamérica como Brasil, México, Argentina, Colombia, Bolivia, Ecuador, Chile y Venezuela.

teleSUR – Efe – El país /jl – FC