Evitan descalabro de Grecia, pero el futuro es incierto

Por: Carmen Esquivel Sarría
Bruselas, 22 jul (PL) Apremiados por la posibilidad de una extensión de la crisis de la deuda, los líderes de la eurozona adoptaron un plan para salvar a Grecia de la quiebra, pero el futuro es aún incierto.

Luego de una reunión de 11 horas, los 17 países miembros del grupo prometieron a Atenas cubrir sus necesidades de financiación hasta mediados de 2014 con un paquete de 109 mil millones de euros.

Acordaron, además, duplicar de siete a 15 años el plazo para devolver el préstamo y bajar los intereses de 4,5 a 3,5 por ciento.

La extensión de los plazos y la reducción de los intereses que el país heleno tiene que pagar, en la práctica equivalen a asumir una pérdida en el balance del fondo europeo, estimó Federico Steinberg, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.

Alertó Steinberg que serán los ciudadanos europeos quienes pagarán con sus impuestos parte de lo que no puede asumir Grecia.

El acuerdo de salvamento prevé también una contribución del sector privado por 50 mil millones de dólares, aunque el eurogrupo se encargó de subrayar que esta medida no se repetirá en ningún otro país.

Para el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, el segundo rescate no puede considerarse un impago, aunque analistas consideran que las agencias de calificación pueden no estar de acuerdo con ese juicio.

Hasta ahora Trichet había dicho que la participación del sector privado era inadmisible porque sería percibido como un default (cesación de pagos).

El plan adoptado en la cumbre de emergencia atajará, por el momento, el contagio de la crisis de la deuda a otros países de la eurozona como Italia y España.

En un artículo titulado “¿Quién gana, quién pierde?”, el sitio digital publico.es opina que la gran ganadora es la zona del euro en su conjunto, si las medidas adoptadas consiguen frenar la sangría en los mercados de la deuda.

Sin embargo, añade, pierden los bolsillos de los ciudadanos europeos porque de nuevo los gobiernos tendrán que poner más dinero sobre la mesa para estabilizar los mercados y ese dinero saldrá de las arcas públicas de cada país.

Para los expertos, el acuerdo no supone una solución completa a la crisis y hay quienes son mucho más escépticos y opinan que el plan de rescate a Grecia mantendrá la estabilidad sólo por unos meses.

rc/car