Correa podría disolver Parlamento ecuatoriano si la oposición no acata cambios aprobados en referendo

TeleSUR
El Gobierno de Ecuador señaló este miércoles que no se descarta la posibilidad de disolver la Asamblea Nacional (Parlamento) si la oposición sigue boicoteando los cambios que fueron aprobados en la consulta popular realizada el pasado 7 de mayo.

Esta posibilidad fue referida el pasado sábado por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien usó el término de muerte cruzada para recordar que, como jefe de Estado, tiene la potestad de disolver la Asamblea conformada por 124 legisladores y a la vez poner su cargo a disposición, convocando a elecciones generales.

“Yo no estoy aquí para calentar un puesto, sino para cambiar el país, compañeros nos vamos a la muerte cruzada”, señaló el mandatario ecuatoriano en su programa sabatino Enlace Ciudadano.

En ese sentido, la ministra ecuatoriana de la Política, Doris Soliz, indicó este miércoles que la posibilidad de recurrir a este mecanismo no es un chantaje como sostienen políticos opositores en su país.

“Es fundamental que el pueblo ecuatoriano dimensione que mientras el Gobierno, el presidente Correa y las fuerzas progresistas estamos impulsando este cambio, hay una serie de maniobras de viejas prácticas políticas, de triquiñuelas, que pretenden obstaculizar desde frentes este proceso”, señaló Soliz.

La funcionaria recordó que los opositores al Gobierno han llevado a cabo diversas artimañas para obstaculizar los cambios en el país, tratando de boicotear la convocatoria a referendo y la aprobación del mismo, además de retrasar posteriormente la proclamación de los resultados por medio de recursos jurídicos.

Por su parte, el presidente Rafael Correa expresó más temprano que esperará a que los opositores de su país recapaciten, depongan su actitud irresponsable y permitan que se instaure el nuevo Consejo de la Judicatura de Transición.

“Vamos a esperar esta semana o si no actuaremos en función de los lineamientos que hemos mencionado y anunciado al pueblo ecuatoriano”, resaltó el jefe de Estado desde el Palacio de Justicia de Guayaquil.

Además explicó que “no se puede conformar (el Consejo) hasta que no estén sus tres miembros”.

El pasado viernes, la oposición en la Asamblea Nacional logró cambiar el orden del día para postergar la elección del delegado a la Judicatura, después de ello el presidente de ese ente legislativo, Fernando Cordero, suspendió la sesión.

El delegado para el Consejo de la Judicatura debe sentar en 18 meses las bases para la transformación del Sistema de Justicia ecuatoriano, según lo dispuesto por la mayoría de los ciudadanos de ese país el pasado 7 de mayo durante la Consulta Popular.

Sin embargo, con 63 votos a favor los asambleístas de oposición, lograron cambiar el orden del día de la sesión plenaria para retrasar aún más el proceso de elección del funcionario.

El pueblo ecuatoriano aprobó las propuestas presentada por el presidente, Rafael Correa para transformar el sistema judicial del país en la consulta popular y referendo que se celebró el pasado 7 de mayo en esa nación.

Esto fue confirmado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) tras haber terminado el proceso de conteo de votos. La opción del Sí recibió entre 44 y 50 por ciento de apoyo en las 10 preguntas que componían la consulta.

teleSUR-Andes-Pl /jl-MFD