Reino Unido: Cameron lamenta errores, pero defiende a gobierno
Por: Odalys Buscarón Ochoa

Londres, 20 jul (PL) El primer ministro británico, David Cameron, lamentó hoy ante la cámara de diputados haber contratado al exdirector del tabloide News of the World Andy Coulson, implicado en el escándalo por las escuchas ilegales, pero defendió a su gabinete.

Cameron ofreció disculpas y mostró arrepentimiento por el nombramiento de Coulson como su jefe de prensa (2007-2011), cuando éste abandonó News Corporation en medio de las investigaciones por los pinchazos de teléfonos privados, cuyas denuncias recaen en reporteros del diario sensacionalista y principales directivos por pagos a cambio de exclusivas.

Durante su comparecencia este miércoles ante el parlamento, luego de regresar de su gira africana, el político conservador dijo que si Coulson mintió para evadir su responsabilidad en el caso, deberá enfrentarse a graves cargos criminales.

En medio de un torbellino de críticas a la actuación del gobierno, el primer ministro rechazó las acusaciones de que el ejecutivo trató de influir en el curso de las investigaciones policiales, que fueron silenciadas por más de cuatro años por Scotland Yard (Policía Metropolitana), según medios británicos.

Precisamente, el comisario encargado de las pesquisas en 2006, John Yates, renunció esta semana, junto con el jefe de la institución, Paul Stephenson.

Cameron tampoco admitió que miembros del gabinete, incluso él, hubiesen violado el código de conducta al concurrir a citas con ejecutivos de la empresa mediática News Internacional y de su amistad, sobre todo, con James Murdoch y la exconsejera delegada Rebekah Brooks, en el centro también de las acusaciones de corrupción.

Para el cotidiano londinense The Independent, Cameron omitió explicaciones acerca de las verdaderas implicaciones del escándalo en el gobierno y en la política británica. Entre las más recientes evidencias aparece que el subdirector de News Internacional Neill Wallis trabajó también para el partido Conservador antes de las elecciones generales de 2010.

Como se conoció hace unos días, Wallis fue contratado como asesor de relaciones públicas en Scotland Yard y además asesoró a Coulson.

Según analistas consultados por The Independent, los nexos de los conservadores y de Cameron en particular, con dos de los detenidos por las escuchas ilegales -Coulson y Wallis- significan otro duro revés dentro del vendaval político que ha originado el llamado “Watergate británico”.

rc/oda