Republicanos emplazados en deuda estadounidense
Por: Luis Beaton

Washington, 12 jul (PL) El presidente Barack Obama puso a los republicanos en la mirilla de los votantes al emplazarlos a favorecer una solución negociada para elevar el límite de la deuda gubernamental.

La prensa escrita y televisoras como la CNN destacan la advertencia del mandatario de que “no habrá acuerdo si los republicanos no aceptan una solución negociada” y que esta no debe implicar un acuerdo de extensión temporal.

No veo un camino hacia un acuerdo si ellos no ceden y no firmaré una extensión para 30, 60 ó 90 días, puntualizó el presidente.

El ambiente de la negociación alcanza ahora, a escasos días del 2 de agosto, su punto más álgido y ninguna señal de que algunas de las partes este dispuesta a ceder.

Un acuerdo para reducir el déficit incluyendo recortes a las exenciones fiscales para los ricos y algunas grandes corporaciones, aprobadas durante el gobierno de George W. Bush, no está en mente del liderazgo republicano, evidencian las últimas declaraciones de participantes en las negociaciones.

La víspera, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, fue categórico cuando afirmó que “un aumento de impuestos jamás debió haber figurado en las deliberaciones”.

Sin embargo, para Obama “si ellos se mantienen en su posición. Quiero decir, si la propuesta básica es: lo que yo quiero o nada, entonces probablemente no podamos hacer nada, porque tenemos un gobierno dividido”.

La Casa Blanca quiere lograr un acuerdo que le permita subir el techo de la deuda pública, establecido legalmente en 14,29 billones de dólares y alcanzado a mediados de mayo.

En 1979 el gobierno atrasó durante varios días el reembolso de algunos acreedores cuando el departamento del Tesoro no pudo pagar tres series de bonos con vencimiento el 26 de abril, el 3 de mayo y el 10 de mayo.

mv/lb