Ataques de drones estadounidenses dejan saldo fatal en Pakistán
Por: Alberto Salazar Gutierrez

Islamabad, 12 jul (PL) Más de 40 personas murieron y 15 fueron heridas en las últimas horas en las provincias paquistaníes de Waziristán del Norte y del Sur bajo misiles disparados por aviones teledirigidos estadounidenses.

Geo News TV reportó desde esta capital que de los heridos, 10 se encuentran en estado crítico.

Miembros de las tribus semiautónomas radicadas en Waziristán del Norte indicaron a la televisora que un avión no tripulado disparó hoy dos cohetes en la zona de Dattakhel tehsil sobre una camioneta en tránsito hacia la frontera con Afganistán.

Todas las personas que viajaban en el vehículo -algunos medios de prensa mencionan cinco y otros 10- murieron de forma instantánea. Funcionarios del gobierno confirmaron el incidente, pero dijeron ignorar el número de víctimas y sus identidades.

Mientras, en Waziristán del Sur, también en una zona fronteriza con Afganistán, otro avión-robot disparó este martes contra los ocupantes de otro vehículo y mató a seis de ellos y dejó a cinco heridos, todos de gravedad.

El lunes, un número indeterminado de drones dejó caer su carga sobre una casa en Waziristán del Norte y causó 25 víctimas mortales y 10 heridos cuyas vidas corren serio peligro.

Informes llegados a Islamabad indican que aviones teledirigidos estadounidenses vuelan sistemáticamente sobre las dos provincias, lo que mantiene en permanente estado de sigilo a las comunidades tribales asentadas en la zona.

Pakistán considera que los ataques de los drones son contraproducentes porque contribuyen a exacerbar el sentimiento antiestadounidense entre la población local.

El pasado domingo, en medio de un clima de palmario desentendimiento entre Washington e Islamabad, el primer ministro paquistaní, Yousuf Raza Gilani, reiteró su disgusto por este tipo de operaciones.

“Que nadie espere de nosotros, como de los gobernantes del pasado, que diremos â��Si, jefeâ�Ö a los Estados Unidos, ni que nos plegaremos a ninguna presión externa, pues no vamos a ir contra los intereses de Pakistán”, subrayó.

Las relaciones Pakistán-Estados Unidos se han resentido sensiblemente tras la operación encubierta norteamericana que culminó con el asesinato de Osama bin Laden en la ciudad-guarnición de Abbottabad el 2 de mayo último.

Los mandos militares y la mayoría de la población paquistaní consideraron a la inconsulta maniobra una humillación a la soberanía nacional.

mv/asg