Rebeldes libios avanzan en oeste, Gobierno desmiente dimisión Gadafi
Por: Ulises Canales

Trípoli, 6 jul (PL) Rebeldes libios reportaron hoy avances en la zona occidental del país cerca de Misratah, pero reconocieron una fuerte resistencia del Ejército leal a Muamar El Gadafi, de quien el Gobierno desmintió que esté negociando su renuncia. Voceros de la insurgencia aseguraron que se posicionaron unos 20 kilómetros al oeste de Misratah, la tercera localidad de Libia situada en la zona occidental, pero al oriente de Trípoli, la capital.

Según las fuentes, los progresos se registraron durante la pasada madrugada en Dafniya y ello le colocó en una situación más ventajosa en el pretendido desplazamiento hacia esta capital, donde tiene su principal bastión el Gobierno de El Gadafi.

Los sublevados asaltaron a las tropas regulares con apoyo de la aviación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) justo a unos 45 kilómetros de Trípoli, en el área de Gualish en el norte de su bastión de las montañas de Nafusa, al suroeste capitalino.

Reporteros en el terreno citaron a jefes insurgentes que explicaron la estrecha coordinación con la OTAN, al punto de esperar la señal del bloque atlántico para lanzar la ofensiva.

La televisión estatal libia, por su lado, informó que las fuerzas gubernamentales defendieron esa porción del territorio con artillería pesada, básicamente obuses de mortero y cohetes que se cree causaron algunas bajas entre los irregulares.

Analistas indicaron, sin embargo, que el aludido avance rebelde, que sería el más significativo en las últimas semanas de estancamiento de los combates en torno a Misratah, podría dejarlos desprotegidos pues carecen de infraestructura para construir posiciones defensivas.

Testigos aseguraron haber visto numerosos heridos, incluidos por lo menos dos soldados, y un muerto en las filas de los alzados, pero fuentes médicas reportaron 11 rebeldes muertos y otros 42 heridos, algunos en estado crítico, en las últimas 48 horas.

El lunes, las fuerzas armadas libias emboscaron a los rebeldes al sur de Misratah y les propinaron seis bajas letales y 22 heridos.

Por otro lado, el portavoz del Gobierno, Moussa Ibrahim, desmintió reportes de prensa que aseguran El Gadafi comenzó a barajar abandonar el poder en momentos en que arrecia la escasez de dinero y combustible, y la OTAN y los alzados intensifican sus acciones armadas.

La información apareció el martes en un periódico ruso que citó a fuentes de alto nivel en Moscú, pero Ibrahim subrayó que “El Gadafi no es negociable, esta es nuestra posición de principios, y el futuro de Libia será decidido por los libios”.

Añadió que el líder de este país es “un símbolo histórico, y los libios morirán para defenderlo”.

lac/Ucl