Vanidad de cafetín
SERÉ PRESIDENTE! LO JURÓ! AMÉN!: CAPRILES RADONSKY
Por: Gaspar Velásquez Morillo

La burguesía siempre ha participado en política salvaguardando sus propios intereses todo en detrimento de las condiciones de vida del pueblo, las modalidades a través de las cuales lo hace, son disímiles, tan sólo por mencionar algunos:
presionan y presionan, han invertido e invierten dinero como en una casa de bolsa en los partidos del status moribundo y luego capitalizan según la inversión realizada, pues ahora la burguesía ya se decide participar en el ámbito político partidista directamente y sin ningún intermediario, en un pasado se veía como una excentricidad, una farandulería, que un rico participara en la vida política, originando en consecuencia entre su ambiente de clase un Fo! o en otros espacios despertaba, una supuesta admiración, claro! nunca iban a los barrios; además, otro aditivo inversionista, vean el papel de los medios de comunicación, punta de lanza con la que pretende arponear a la recién instituida Revolución Socialista Bolivariana.

La vanidad de cafetín del actual gobernador de Miranda es ser el presidente más jóven como si allí estribara el kit del asunto, vaya banalidad, él está pensando en su currículo personal y no en la asignatura pendiente que nos dejaron nuestras glorias patrias para las nuevas generaciones que es la aprobar nuestro pase a la historia con una nación, un país con soberanía e independencia.
Si es cierto, la Revolución Socialista Bolivariana es en lo epocal, una nueva experiencia, vale decir, es una niña, un niño, pero también vale recordar la triste celebre frase del ex Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger cuando las contradicciones de clases se agudizaban en América Latina a finales de los 60 y principios de los 70, “hay que matar al guerrillero en el vientre antes que tener que irlo a buscar en las montañas”.

Los otroras partidos que han tenido fervor popular son atraídos y seducidos por los espejos que le vende la burguesía y la jerarquía eclesiástica, quienes embriagan a sus líderes y lideresas partidistas y los manejan a sus antojos con hilos ocultos a través de los cuales les traza las orientaciones y la conducta a asumir.

Pero en esta última década en Venezuela, la burguesía se ha tirado al ruedo de la política partidista y crea sus propias estructuras, vertical, autoritaria, con un estricto bagaje teórico intelectual de otra geometría espiritual y de otra geografía euro – norteamericana, en desmedro de los aportes culturales, científicos y teóricos, entre otros, que se han hecho desde América Latina para América Latina, la perspectiva creadora de la burguesía sobre la historia es desdeñar nuestro hilo histórico y arguye que nuestro origen subdesarrollado estriba en que apenas fuimos una Capitanía General y no en Virreinato, además destacar que esta clase burguesa y sus adeptos están nutridos hasta la obesidad del personalismo burgués, aderezada con exceso del complejo de clase de creerse superior por designio divino por lo que trazan las orientaciones imperiales de cómo se debe “gerenciar” el país, cuya carta de presentación es la concepción tecnócrata y meritócrata por lo que apartan lo que para la Revolución Socialista Bolivariana es vital, que es el sentimiento popular, el proceso constituyente originario, alimentado con la savia del pueblo, con su sudor, con su dolor, con su historia, con sus esperanzas de ser libres, soberanos e independientes.

Lo cierto del caso y para redondear, abrir esa puerta al futuro, a la luz sideral de la historia, no la garantiza ni está destinada para ello, ni para la pequeña, ni la gran burguesía, ese remontar al Paso de Los Andes es una tarea del pueblo que la está construyendo el pueblo llano venezolano pero el Imperialismo mundial liderado por EE.UU. conjuntados con la oligarquía pitiyanki y desclasados y desclasadas quieren interrumpir cometiendo un infanticidio a éste novel proceso través de sus mariner mientras el Imperio mundial compite por delimitar de dónde, de cuál área geográfica del globo terráqueo bombardear obtener más petróleo, mientras esto ocurre, Capriles Radonsky y secuaces burguesiítos le limpian la bota y lo dicen con melosa coquetería: -a mi Tío Sam.

Por su parte el antipático, pesado y odioso, engreído, como califican personeros de la embajada norteamericana en Caracas a Henry Ramos Allup y temiendo éste que Primero Justicia se acerquen y sean los primeros beneficiados del golillón financiero gringo les grita con desprecio, equizofrético y dando saltitos de la arrechera en plena avenida Baralt a los “justicieros” que hacen sus caravanas divulgando su mensaje electoral para las primarias de la MUD en carros último modelo:- Lechuguinos! Petimetres!

Desde los vehículos los jubilosos “justicieros” le muestran al líder adeco con una bulla, no el pulgar, no el índice, ni el anular, ni el meñique sino que le muestran en solitario el dedo medio.

En tanto los y las chavistas que transitan por la populosa avenida caraqueña y que a pesar de las adversidades y de saber que el Comandante está convaleciente saben mantener en alto los principios y el humor, se privan al ver el triste espectáculo de la derecha apátrida.

gaspar_velasquez@yahoo.es

gasparvelasquez4824@gmail.com

@gasparvelasquez