Yemenitas protestan contra Saleh e interferencia extranjera en crisis
Por: Ulises Canales

Sanaa, 26 jun (PL) Cientos de mujeres se manifestaron en esta capital contra la interferencia extranjera en Yemen, uniéndose a círculos opositores que prometieron hoy continuar las protestas contra Alí Abdulah Saleh, mientras persiste la violencia en el sur.

Activistas antigubernamentales se movilizaron nuevamente en Sanaa y en Taiz con el reclamo común de que el presidente y sus colaboradores más cercanos tienen que irse, y permitir la formación de un consejo provisional que asuma las riendas de este país árabe.

Los manifestantes mantuvieron la presión en las calles de forma ininterrumpida, pues el sábado realizaron marchas, con hombres y mujeres separados, para pedir también que se juzgue al mandatario por supuestos delitos cometidos y la “represión brutal” de sus oponentes.

En ese sentido, subrayaron que se impida regresar a Saleh de Arabia Saudita, donde se recupera de heridas sufridas durante un atentado al palacio presidencial el 3 de junio, pero que si lo hace, enfrente el peso de la justicia por la situación de casi cinco meses de revueltas.

Según un diplomático occidental en esta capital, Saleh no volverá pronto, entre otras cosas, porque Estados Unidos y el reino saudita supuestamente lo presionan para que entregue el poder al vicepresidente como parte de un plan del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

Los opositores repitieron el sábado y este domingo sus críticas a la actuación de Washington y Riad por considerar que siguen apoyando a un “régimen corrupto que mató a cientos de personas” desde el comienzo de los levantamientos populares el 27 de enero.

Por su lado, una multitud de mujeres vestidas de negro y con “niqabs” (velo musulmán que cubre el rostro) coreó en las calles consignas de denuncia de lo que llamó “dominación extranjera en el país”, en alusión a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudita.

Desde que el jefe de Estado abandonó el país para tratamiento médico, las demostraciones en su contra se repiten diariamente en todo el país, a la par de enfrentamientos armados en la sureña provincia de Abyan entre el Ejército regular y milicias islamistas radicales.

La oposición yemenita saludó el pronunciamiento del Consejo de Seguridad de la ONU exhortando a todas las partes a ejercer la máxima contención de la violencia y dialogar, pero lo consideró demasiado tardío dado el deterioro de la situación política y social del país.

Entretanto, medios locales reprodujeron fragmentos de una entrevista del mayor general Alí Mohsen Al Ahmar, que apoya a la oposición contra Saleh, en la cual garantizó a Washington ser un aliado en el combate contra Al-Qaeda “mucho más de lo que ha sido el presidente”.

“Vamos a luchar contra el terrorismo como un problema serio, vamos a combatir a los terroristas como una cuestión de vida o muerte y no a cambio de ganancias materiales”, dijo el comandante de la estratégica Región Militar del Noroeste al periódico The New York Times.

lac/Ucl