Familias libias refugiadas llegan a Trípoli procedentes de Benghazi en buque de la Cruz Roja
TeleSUR

Más de 100 familias refugiadas libias llegaron este domingo a la capital, Trípoli, procedentes de Benghazi (noreste) en un buque del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) como parte de un puente humanitario que estableció ese organismo con el objetivo de ayudar a la población atrapada en el conflicto armado que vive el país, tras la intervención de fuerzas extranjeras.

Benghazi, la segunda ciudad más grande de Libia, ubicada al noreste, fue el principal foco de violencia rebelde que detonó el conflicto en esa nación del norte de África. En la actualidad, en esta urbe impera la hostilidad y ataques insurgentes.

El enviado especial de teleSUR a Libia, Rolando Segura, informó sobre la llegada de la embarcación a Trípoli y resaltó que este tipo de acciones han permitido el reencuentro de unas 500 familias libias que se habían separado desde febrero cuando comenzaron los intentos desestabilizadores en la nación.

“Muchas personas como estas quedaron separadas desde que inicio el conflicto en Libia, algunas pudieron salir de Benghazi por la frontera con Egipto para luego regresar a Libia por la frontera con Túnez, otras personas rebeldes armadas amnistiadas por el proceso de reconciliación y diálogo que impulsan las tribus ya partieron de Trípoli a Benghazi como parte de este esfuerzo humanitario de la Cruz Roja”, informó Segura.

Los cientos de ciudadanos que llegaron este domingo a Trípoli balanceaban banderas verdes y expresaban consignas de apoyo al líder libio Muammar Al-Gaddafi.

En cuanto a la situación del país, Rolando Segura reportó que la interconexión entre ciudades de Libia ha presentado dificultades porque “el sistema de comunicaciones ha sido bombardeado por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), incluso el cable submarino para las comunicaciones vía Intenret ha sido destruido”.

La ex congresista de Estados Unidos (EE.UU.), Cynthia McKinney, quien formó parte de una misión que acudió a Libia para analizar la situación de ese país, denunció el sábado que las fuerzas extranjeras “no están ahí para evitar que se desarrolle una crisis humanitaria, la OTAN está causando una crisis humanitaria”.

“La OTAN no solamente está disparando estas bombas y misiles hacia áreas totalmente pobladas sino que además están negando atención médica a esta gente, les están negando comida y gasolina”, explicó, en declaraciones exclusivas para teleSUR.

El pasado 17 de febrero iniciaron manifestaciones en Libia tanto a favor como en contra del líder Muammar Al-Gaddafi.

Cuando el líder libio recuperaba el control de la mayoría de las ciudades del país, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), basado en informes de prensa, aprobó el 17 de marzo con 10 votos a favor, 0 en contra y 5 abstenciones, entre ellas las de Rusia y China, una resolución en la que se autorizó el uso de la fuerza en el país magrebí.

Seguidamente, el 19 de ese mes, Estados Unidos, Reino Unido y Francia, iniciaron bombardeos contra Libia y justificaron su intervención militar, amparados en la resolución de la ONU. Luego, el domingo 27, la OTAN asumió el mando de las operaciones internacionales militares en ese país del norte de África.

teleSUR /LD