Hospital Universitario UCV apoya a pacientes a bajar de peso
YVKE Mundial / Agencias

Las personas receptoras o beneficiadas deben tener un exceso de 40 kilogramos de lo que deberían medir, es decir, los obesos mórbidos.

Este padecimiento es un factor directo de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes y las cardiovasculares, según explica la doctora Melba Seijas, nutricionista de Unibaros.

La especialista aclara que la gordura puede tener consecuencias negativas en la fertilidad del paciente y estimula la aparición de células cancerosas en diversos órganos.

Gordura. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad como una enfermedad producida por “una acumulación anormal o excesiva de grasa”.

Un individuo que tenga un índice de masa corporal (IMC) igual o mayor a 30 forma parte de las estadísticas de los obesos. Esta medida o cálculo se obtiene al dividir el peso, en kilos, de una persona por el cuadrado de la talla en metros.

Los pacientes se pueden clasificar, de acuerdo con su índice de masa corporal, en obeso, con un ÍMC entre 30 y 35; obeso mórbido, pacientes cuyo nivel de grasa está entre los 35 y 60. El siguiente escalón es el de los superobesos, con un ÍMC entre 50 y 60, y por último, están los supersuperobesos, individuos con 60 o más de ÍMC.

Beneficio. El proceso de asistencia a los pacientes comienza con una charla informativa, que se brinda el primer martes de cada mes en el Auditorio del Hospital Universitario, a las 8 am. En este primer encuentro se determina el grado de obesidad del paciente que puede ser beneficiado.

En un segundo encuentro, en Unibaros, al obeso lo atiende directamente el nutricionista y el psicólogo, encargados de dar instrucciones para que el afectado modifique sus hábitos de alimentación.

La ayuda psicológica es fundamental, ya que como expresa Seijas, “la cirugía bariátrica es una herramienta para ayudarlos a bajar de peso, pero no es la solución total al problema de obesidad.

Luego de esta segunda cita, un equipo multidisciplinario evalúa al paciente.

Además de hacerse una serie de exámenes, el enfermo debe contar para ingresar al quirófano con la autorización del gastroenterólogo, el neumonólogo, además del cardiólogo. Todos estas evaluaciones y consultas las ofrece el Hospital Universitario. Al tener todos los requisitos, quienes sufren de sobrepeso solicitan una cita con el cirujano que fijará la fecha en que se aplicará alguno de los dos tipos de operación que se ofrecen en la Unidad.

El Postoperatorio. Seijas indica que una vez que la persona es operada, personal del instituto inicia un estricto seguimiento y control del paciente. A los 8 días debe acudir a una cita para constatar la evolución de la intervención.

El control con el nutricionista debe ser mensual, para evitar que los pacientes se desvíen del programa y la operación no se pierda.

El equipo de médicos, por su parte, debe hacer seguimiento al mes, a los 90 días, a los 6 meses, y al año de la operación.

Es necesario ir, al menos, dos veces al año, de por vida.

Si el paciente pierde peso y requiere cirugía reconstructiva se remite a cirugía plástica, en el mismo Hospital Univertitario de Caracas.

Rubi Guadelis