Indignados españoles protestan frente a Parlamento catalán
Por: Eduardo Rodriguez-Baz

Madrid, 15 jun (PL) Miles de integrantes del Movimiento 15-M se concentraron hoy frente a la sede del Parlamento catalán en Barcelona para impedir la aprobación de unos presupuestos que prevén fuertes recortes sociales en esa comunidad autónoma española.

Los Indignados, como también se conocen a los miembros de esta espontánea plataforma popular nacida el pasado 15 de mayo contra la clase política, bloquean los accesos al recinto para imposibilitar la entrada de los diputados.

Más de dos mil manifestantes obstruyen las vías de ingreso al legislativo autonómico, ubicado en el Parque de la Ciutadella, bajo la atenta mirada de unos 400 efectivos antidisturbios de los Mossos d’Esquadra (Policía catalana) y de la Guardia Urbana.

Los concentrados rodearon con contenedores de basura, cadenas y vallas las diversas puertas de acceso a la sede parlamentaria, en rechazo a unas cuentas que establecen una poda del gasto público del 10 por ciento, así como la reducción de prestaciones sociales y sanitarias.

Según medios periodísticos, el pleno del Parlamento de Cataluña comenzó con varios minutos de retraso, con la mitad de sus representantes en el hemiciclo y en un clima de nerviosismo por las dificultades afrontadas para llegar hasta el lugar.

Tanto el presidente de la Generalitat (Gobierno catalán), Artur Mas, como varios diputados fueron trasladados en helicópteros de los Mossos d’Esquadra para evitar la protesta pacífica de los Indignados, acampados desde anoche en el exterior del Parque de la Ciutadella.

La situación en la Ciudad Condal es de extrema tensión, y se han registrado escaramuzas entre agentes antidisturbios y simpatizantes del 15-M, en su mayoría jóvenes, quienes fueron reprimidos cuando intentaron frenar el paso de vehículos policiales.

Los manifestantes, en actitud de resistencia pasiva, gritan consignas como No nos representan, El pueblo unido jamás será vencido, No pasarán o Menos policía y más educación.

Algunos vecinos de los edificios colindantes se han sumado a la protesta con una cacerolada desde las terrazas y ventanas de las viviendas, de acuerdo con los propios reportes.

El Movimiento 15-M, denominado así por una multitudinaria manifestación realizada en España el pasado 15 de mayo, nació en las redes sociales de Internet para expresar su hartazgo ante una clase dirigente que consideran alejada de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Sus reivindicaciones son claras: una democracia más participativa y una reforma de la ley electoral que, en su versión actual, únicamente garantiza la alternancia en el poder de sólo dos partidos, el Socialista Obrero Español y el Popular, de centroderecha.

Esta inédita plataforma reclama una sociedad nueva en la que se defienda la dignidad del ser humano frente a los intereses económicos.

La lucha contra la corrupción, la separación efectiva de los poderes públicos y un mayor control ciudadano sobre los responsables políticos también figuran entre sus demandas.

Durante el último mes, los Indignados instalaron campamentos en las principales plazas de unas 50 ciudades del país ibérico, el más emblemático de ellos en la madrileña Puerta del Sol, que el domingo fue levantado para trasladarse a los barrios y municipios capitalinos.

mem/edu