Corte Eléctrico a la Revolución
Por:  Cesar Oviol

Quienes dirigen desde las alturas del poder del gobierno bolivariano a la revolución, se enfrentan a unos de los mas grandes desafíos de cara al 2012: garantizar el suministro continuo de electricidad a los 30 millones de venezolanos, y que además la energía alcance para la anunciada construcción de vivienda y crecimiento económico.

Y si lo digo con total claridad el reto es para quienes la dirigen, porque el pueblo revolucionario ya ha aportado su confianza y su sacrificio en torno a este mal que lo aqueja, el año pasado con motivo de la sequía acepto disciplinadamente el programa de racionamiento que, por cierto, no fue aplicado con igualdad para todos los venezolanos, privilegiando a los habitantes de la capital.

No obstante, la sequía acabó, hoy fluyen los ríos caudalosamente a la represa del Gury, pero aun continua los cortes, con una particularidad, sin ningún tipo de aviso ni programación generando de esta manera gran malestar dentro de la población. Lo que nos lleva a algunas interrogantes:

¿Nos han dicho toda la verdad sobre el problema eléctrico? ¿Están realmente preparado los que responsables de esta área? Han actuado para resolver el problema de fondo? ¿Hay saboteo realmente? ¿Sabrán realmente el daño que le hacen a la revolución por no actuar adecuadamente?.

Sin duda, que no pretendo responder todas las interrogantes, pero si que mis lectores busquen sus propias respuestas. Lo que si se puede predecir, sin tener bola de cristal, es que existe una consecuencia lógica de no solventarse esta situación y es que el pueblo a la hora de votar le corte la electricidad a la Revolución, de esta manera se iniciaría un retroceso histórico de dimensiones incalculables.

Alertamos desde el pueblo a quienes asumen ser dirigentes: o rectifican su rumbo improvisado que llevan o el pueblo les pasara factura.
De nada sirve el gran esfuerzo del Comandante Chávez en diseñar sin descanso (que hasta le genera problemas de salud) planes y programas para beneficio del pueblo, si sus colaboradores no contribuyen de igual forma, es decir, incansablemente en la satisfacción de las necesidades de todos los venezolanos.

Y que sirva esta situación para que el Comandante atienda el reclamo del pueblo que exige la salida de parte de la burocracia que lo acompaña. El tiempo se agota, cada día la población estará mas sometida a las presiones de la guerra psicológica que busca neutralizar a los revolucionarios, el descontento aumenta, las fallas de los servicios potencia el descontento, la revolución debe resolver sus problemas básicos internos antes de cambiar el mundo.

No podemos estar comprando carros en Ecuador, sino podemos garantizar la electricidad a todos los hogares. Debemos establecer prioridades, todos los recursos deben dirigirse eficientemente y sin corrupción a la solución de este mal, sino, la Gran Misión Vivienda Venezuela entregara las casas sin luz, quienes reciban el programa Mi Casa Equipada, no podrán usar los electrodomésticos y sin refrigeración se dañarán los alimentos que se produzca en la Misión Agro Venezuela.

Hoy mas que nunca hace falta una dirección colectiva (Polo Patriótico), que asuma la conducción junto al líder, a la solución definitiva de estos problemas que no permitirán, mientras existan, avanzar hacia el socialismo.