Adultos mayores ven luz
YVKE Mundial / Juan Lara

“Hay que hacer una raya en el cielo, que la vea todo el mundo, para que sepan que desde hace 12 años para acá nunca jamás se ha salido a protestar”, dijo el señor Pedro José La Porta, jubilado del sector público y asesor de los adultos mayores y de personas con discapacidad para ingresar al Seguro Social.

En la época de la Cuarta República se generó en el seno de la sociedad la anomalía de ver como normal que día tras día las personas de la tercera edad se mantuvieran en las calles, bajo el sol, de pie, sin dinero para alimentos y medicinas, para exigirle al Estado venezolano que les reconocieran sus años de trabajo, para unos, y seguridad social, para otros, por su condición de salud y de avanzada edad.

La Porta manifestó que con el Gobierno Bolivariano del presidente Chávez los adultos mayores tienen mayores beneficios, “ahora nos sobran hospitales, Barrios Adentro, antes no le daban la medicina a la persona, ahora vas al Seguro Social, donde te dan la medicina gratis”, señaló La Porta.

El Gobierno Nacional ha hecho que el Estado venezolano sea garante de la seguridad social de las personas de la tercera edad, dándole el merecido reconocimiento para el buen vivir, “antes trataban a las personas con discapacidad visual como mendigos, ahora no, yo sufro de discapacidad visual y me doy el lujo de estar bien atendido, cobro mi pensión por tener discapacidad visual y cobro mi jubilación, antes no se cobraba eso”, recalcó La Porta.

En la actualidad el Ejecutivo Nacional ha ubicado en su merecido lugar a los abuelos y abuelas de las familias venezolanas.

La Porta recordó como en los gobiernos anteriores eran maltratados y se les llamaba de forma despectiva y con menos precio: “los viejitos”. “Cuando salían ‘los viejitos’ a protestar, personas de la tercera edad, decían, ‘mira estos viejitos hay que bañarlos’, y nos bañaban con la ballena, con agua del río Guaire, nos daban plan y nos llevaban presos”, apuntó.

Expresó que en otrora los gobiernos adecos y copeyanos disponían del dos por ciento del presupuesto nacional para los proyectos sociales, ahora con la revolución bolivariana se invierte el 50%. “Esto merece que se le ayude y se siga trabajando con ahínco y tesón para tratar de ayudar a los demás”, afirmó.

“Ahora sí vale la pena trabajar, ahora sí vale la pena vivir la vida con decencia, porque tienes de todo en los actuales momentos”, dijo.