Las teorías del complot en torno a Strauss-Kahn son infundadas
RiaNovosti

Es difícil establecer qué es lo que prevalece en la historia de Dominique Strauss-Kahn: la farsa o la tragedia. En todo caso, está claro que tendrá consecuencias importantes, sobre todo para Europa.
Serguéi Fiódorov, colaborador del Instituto de Europa, ofrece en una entrevista a RIA Novosti su explicación de intrigas políticas relacionadas con ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

– Ante todo, quisiera preguntarle qué opina sobre el futuro político de Strauss-Kahn. ¿Quién sacará provecho de su eliminación de la arena política y qué tienen que ver con la realidad las teorías del complot?

Podemos observar dos consecuencias visibles de esta historia, su efecto en el destino personal de Strauss-Kahn y en la situación política en Francia. Sea lo que sea, aún en caso de que los abogados prueben la inocencia de Kahn, su futuro político ya es cosa del pasado y es poco probable que presente su candidatura en las próximas elecciones presidenciales a celebrarse dentro de un año. Al mismo tiempo, la coyuntura política cambiará drásticamente en Francia, ya que según resultados de los sondeos de opinión pública, Strauss-Kahn fue favorito de la carrera presidencial y reuniría la mayoría de votos si los comicios se hubieran celebrado hoy en día. Por eso, su acusación conllevará muy graves consecuencias para la situación interna de Francia y para el destino del propio Dominique Strauss-Kahn.

– Está claro que el nivel de aceptación de Strauss-Kahn se ha reducido y que el presidente de Francia en ejercicio, Nicolas Sarkozy, tiene todas las posibilidades de ser reelegido. Una de las versiones afirma que los partidarios de Sarkozy son los responsables.

Es verdad. Según un sondeo de opinión, un 60% de los franceses creen las teorías de complot, es decir, que los enemigos políticos del director del FMI le tendieron una trampa. Pero ¿quién ha podido sacar provecho de esto? Surgen muchas cuestiones al respecto. Parece poco verosímil la versión que ex director del FMI fue la víctima de una conjura de los servicios secretos de EEUU con el fin de garantizar la reelección de Nicolas Sarkozy que aplica la política más afín a Washington en toda la historia de Francia. Pero Strauss-Kahn es también leal a EEUU ya que dispone de bienes inmuebles en el territorio de EEUU y su hija estudia en ese país.

– Existe una opinión que Strauss-Kahn aplicaba una política dirigida a fortalecer el euro y a debilitar el dólar.

Esa es la segunda versión, conforme a la que el complot contra Strauss-Kahn fue organizado por sus enemigos del mundo financiero que quisieron impedir que el ex director gerente del FMI aplicara su política. Por otro lado, Strauss-Kahn tendría que abandonar su cargo en el FMI dentro de 2 ó 3 meses y no está claro para qué fue necesario acelerar este proceso. Strauss-Kahn abrió una nueva página en la historia del FMI. Durante un largo período, muchos creían que el FMI era un instrumento de presión para EEUU tanto en el ámbito de la economía como en la política. Y tenían razón ya que EEUU ocupaba una posición dominante en esta organización. Cuando Strauss-Kahn asumió la dirección de esa entidad introdujo cambios en la estructura del FMI y aceptó una redistribución de las cuotas de los países emergentes. Strauss-Kahn abandonó la política de neoliberalismo que dominaba en la actividad del FMI durante muchas décadas e incentivó las medidas de ayuda a los países europeos a borde de la quiebra insistiendo en otorgar préstamos a estos países en condiciones menos rígidas.

– ¿Quiere decir que había los que no estaban de acuerdo?

El FMI no es un banco privado comercial cuyo objetivo es obtener beneficio. Por eso, la segunda versión sobre círculos financieros que querían eliminar al jefe del Fondo parece inconsistente.

La tercera versión que circula afirma que Sarkozy, como la persona interesada, pudo verse involucrado en esta situación. Sea lo que sea, el hecho que el Palacio del Elíseo quedó confundido cuando se armó el escándalo en un hotel estadounidense y primeramente no mostró cualquier reacción descarta indirectamente esta versión. Sólo dentro de varios días Sarkozy expresó su opinión sobre el incidente. Esto quiere decir que si el incidente hubiera sido organizado en Paris un escenario de su reacción se habría preparado de antemano. Pero esto no tuvo lugar. De esta manera, todas las tres versiones anunciadas parecen infundadas. Se debe gozar de una buena imaginación para pensar que Sarkozy pidió especialmente a los servicios secretos de EEUU que llevaran a cabo esta operación.