Heiz Dieterich
El Relincho del Nuevo Mejor Amigo de la MUD
Por: Nicolás Ramón Contreras Hernández

Dedicado a su trabajo de profundizar las fisuras dejadas por el caso Joaquín Pérez Becerra al interior de la Revolución Bolivariana de Venezuela y entre quienes desde una segunda emancipación al sur de América o Abiayala, nos solidarizamos con las tareas lideradas por Venezuela, Cuba y el resto de la zona ALBA en este proceso, Heiz Dieterich el único taumaturgo con cátedra universitaria de la historia, vuelve al ataque ya sin la máscara y con los relinchos de caballo de Troya que esta vez suenan más en los tonos de rebuznos, al mejor estilo de quien se acredita como el nuevo mejor amigo de la MUD.

El nuevo heraldo de una ética impoluta arrogada por si mismo, desde su senilidad de “intelectual progresista” y consecuente con los intereses del gran capital imperial y los suyos propios, en el intento por crear una cabeza de playa para su ilusión platónica a la presidencia de Venezuela, es decir, la candidatura de Vladimir Villegas como disidencia de disidencias- pero en el fondo al servicio de la MUD/USAID/OTAN- lo lleva a sentar descabelladas comparaciones de contextos, épocas, matices y actores, mientras se va lanza en ristre contra el grupo de intelectuales cubanos y venezolanos – en su nuevo artículo de hoy 16 de mayor del año 2011, publicado por APORREA con el título: Joaquín Pérez, Olga Benario y el silencio de la “Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad”

Afirma herr profesor de la mentalidad colonial en un simil en tono de rebuzno lo siguiente: La gravedad de la entrega ilegal del ciudadano sueco Joaquín Pérez Becerra al gobierno colombiano, por parte del gobierno de Venezuela, es comparable a la entrega de la revolucionaria alemana Olga Benario a los Nazis, realizada por el régimen desarrollista del General Getulio Vargas, de Brasil, en 1936. Entregada a la Gestapo, los Nazis la mataron en 1942 en el campo de exterminio Bernburg, en una cámara de gas.

Olvida este pitoniso fracasado que entre 1936 y el 2011; y entre Olga Benario y Joaquín Pérez Becerra median numerosas y radicales diferencias de tiempo, época, matices de la mentalidad colonial expansionista del espacio vital – como la de de su compatriota Adolfo Hitler- diferencias de perfiles étnicos, nacionalistas, posición ante el capitalismo y otras más, que él no tiene en cuenta en este nuevo disparate escritural que le propone a los lectores de APORREA, portal venezolano a quien aprovecho para felicitar por sus 9 años de labor, lamentablemente privilegiando unas veces a ciertas plumas, en su derecho a pringar la revolución de ataques de todo tipo, mientras y limita hasta la molestia a quienes les replicamos, conscientes de la necesidad de descolonizar nuestras revoluciones y demás espacios de opinión.

Mientras el general Getulio Vargas era un nacionalista – en la época del modelo monocultural de tendencia eurocéntrica- marcadamente anticomunista inspirado en el modelo de Weimar, llegando a poseer por la combinación del poder y de la fuerza, es decir varios golpes de estado como el de 1936, Hugo Chávez representa en Venezuela la llegada al poder de un militar de tendencia marxista y pluriétnico, a quien hasta el momento no se le conoce el apresamiento de opositores o asociados de tendencia comunista, como sí lo hizo con frecuencia el militar brasileño, sobre todo para la época en que le toca entregar a la revolucionaria Olga Benario, quien para él era otra comunista más de línea Moscú.

Uno de esos casos de persecución y apresamiento de sus asociados comunistas de la Alianza Nacional Liberadora (ANL) tiene lugar entre 1935 y 1937 -un año después de la entrega de la Benario- porque según sus informes de inteligencia, eran parte de la intentona comunista promoscovita del 27 de noviembre del año 1935 por hacerse al poder en Brasil (Brandi 1983). Luego entonces, la comparación entre un Chávez identificado con el comunismo y quien nada tiene en común con la OTAN, ni con el bloque agresivo colonialista y racista liderado por la Alemania Nazi, estado natal del profesor Dieterich, con el cual el general Getulio Vargas si tenía en común el carácter de anticomunista, por ser una amenaza a su proyecto nacionalista basado en el capital especulativo para el consumo nacional, se queda sin piso.

En cuanto a los actores políticos europeos enfrentados por los dos líderes de Abiayala: mientras a Getulio le toca negociar la entrega de una persona cuyo modo de revolución no le era compatible como ideario político, a la Alemania del tercer Reich que agrupaba como alianza militar armamentista a Roma y Tokio – eje ROBERTO- a Chávez le toca tramitar la entrega de un prisionero -un súbdito sueco en condiciones de trampa mortal – en donde se mezclan la OTAN y USA, es decir, más de 25 países con mayor poder de fuego, mayor poder armamentístico y con un teatro de operaciones como el de Libia, que es a la vez globo de ensayo y escarmiento, para mandatarios además de nacionalistas, anticolonialistas – no era el caso de Getulio Vargas que se entendía con Franklin Delano Roosevelt.

En la época de Getulio Vargas, USA precisamente como se pretendió con Lula y ahora con Dilma, logró vender la idea de una beneficiosa cuña anticomunista, donde Brasil sería el socio imperial encargado del patio al sur. Ahora a Chávez, que no fue el caso de Getulio, le ha tocado por el contario, proponer y liderar la creación de alianzas por bloques de países independentistas como ALBA, UNASUR y Banco del Sur, que tampoco era el caso de Getulio Vargas, quien para la época ni siquiera imaginaba la propuesta del mundo multipolar en que ahora está embarcada su nación, después de los gobiernos de un sindicalista y de una comunista exguerrillera.

A diferencia de Chávez, Getulio Vargas hace alianzas coyunturales con el partido comunista y en ningún momento alienta la creación de ningún tipo de socialismo, como el que trata de sacar adelante Chávez, asediado por los caballos de Troya enquistados en su partido y disfrazados de amigos y los quinta columna de la MUD, a quienes ahora surte de comparaciones disparatadas su nuevo mejor amigo Heiz Dieterich. Mientras Getulio tuvo varios gobiernos contando con el monopolio de los tres poderes, a Chávez por ejemplo, el Tribunal Supremo de Justicia luego del golpe de estado de abril del año 2002, absolvió a golpistas de civil y de uniforme con un argumento de la talla de los últimos escritos de Dieterich: “no hay dolo porque se trataba de militares preñados de buenas intenciones”.

Ahora bien, entre las condiciones de Olga Benario y las de Joaquín Pérez García, hay tantas diferencias abismales, como las existentes entre Colombia y Suecia – actuales- o entre la Alemania Nazi y la Colombia actual, donde la Corte Suprema de Justicia ha frenado intenciones totalitarias de personajes como Uribe (su reelección) y a Santos (los proyectos mineros contra la consulta previa que lesionan los derechos a la propiedad colectiva de poblaciones afrodescendientes e indígenas):

Mientras Olga Benario fue derechito a un campo de concentración sin esperanza alguna de proceso justo, a Joaquín Pérez Becerra, la embajada de su nueva nación, el reino de Suecia, le dispuso un equipo de abogados en Colombia que ha logrado sacar en limpio, hasta milicianos de los grupos armados en líos más serios, que no es el caso de Joaquín Pérez Becerra, acusado de un delito de opinión que por no existir en Suecia donde tenía su portal Wb, saldrá libre muy seguramente del proceso judicial. Como vemos, frente a la esperanza nula de la Benario y las posibilidades de Pérez Becerra con abogados trabajando en su caso, no hay punto de comparación, señor taumaturgo con cátedra.

Pretende también el señor caballo de Troya germano, posar de autoridad moral y como si nadie supiera en qué pasos anda, se viene lanza en ristre contra lo que él llama sección Cubano Venezolana – con evidente USA tufo del tipo de diplomacia según la CIA- dentro de la Red en Defensa de la Humanidad a la que acusa entre otras cosas de: La sección venezolana, en cambio, ratificó de facto la actuación del Presidente mediante una declaración, que fue firmada incluso por el ex jefe guerrillero y hoy ministro, Alí Rodríguez. La razón es clara. La Red es un aparato ideológico estatal y ninguno de los intelectuales oficialistas « bolivarianos », al igual que sus homólogos oportunistas internacionales, quiere perder las mieles del poder.

Olvida el señor Dieterich, que dentro de lo que él llama “oportunistas” por lo menos en Venezuela varios de ellos, han manifestado su desacuerdo, incluyendo aquellos que entienden la difícil coyuntura. En cuanto a los cubanos, donde también se hicieron sentir diferencias, manifiesta Herr Dieterich con la ignorancia del fariseo que juzga bajo su mismo condición y proceder, sobre todo él acostumbrado al chantaje intelectualoide, señalando el móvil del petróleo como la causa de la supuesta anuencia unanimista de los nativos cubanos de dicha red, cuando hasta en los tiempos de la zafra comprada por la extinta URSS tuvo Cuba posiciones divergentes, como las motivadas por la presencia cubana en África o el caso de la llamada Primavera de Praga.

Sería bueno preguntarle a este dechado de unas virtudes que sólo él es capaz de arrogarse en su cinismo: ¿Dónde ha estado su pluma cuando los ataques de los múltiples montajes que se han hecho contra Cuba desde la llamada “Sección de Derechos Humanos” de la Oficina de Intereses Americanos desde la Habana, como sucedió con los casos de los delincuentes comunes tipo Orlando Zapata o el más reciente- de Soto García denunciado por Jean Guy Allard- también convertido en “disidente” por los escritores a sueldo de la Red en Defensa de los Humanistas del Eje USA/OTAN/CIA, en la cual el troyano germánico se desenmascara en su militancia de académico de izquierda progresista, al gusto del imperialismo.

Nicolás Ramón Contreras Hernández
CC.92.226.628 de Tolú- Sucre. Ciudadano Afrodescendiente Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia.
RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE- OBSERVATORIO INDEPENDIENTE DE MEDIOS.