Edificios civiles de Trípoli bombardeados por OTAN, rebeldes avanzan
Por: Ulises Canales

Trípoli, 17 may (PL) Edificios residenciales y de oficinas gubernamentales sufrieron daños considerables a causa de bombardeos aéreos de la OTAN contra esta capital, donde partidarios del líder libio, Muamar El Gadafi, condenaron hoy las agresiones contra civiles.

La televisión estatal de Libia informó que aviones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) atacaron la pasada noche y esta madrugada inmuebles situados en el centro de Trípoli, afectando a un hotel donde se hospedan periodistas extranjeros.

La primera ola de bombardeos se produjo anoche y provocó al menos cinco potentes explosiones que se sintieron en el hotel Luxos, tras lo cual se escucharon las sirenas de carros de bomberos que se dirigían a zonas residenciales afectadas por la agresión.

Poco después de la medianoche la aviación aliada volvió a sobrevolar la capital y hubo más deflagraciones con un posible saldo de heridos, según comentó el portavoz del Gobierno, Moussa Ibrahim, aunque se abstuvo de aportar cifras.

De acuerdo con las autoridades, un edificio era el Ministerio libio del Interior y otro una oficina de asuntos bancarios, además de otros inmuebles aledaños usados como viviendas.

Testigos relataron a reporteros locales que uno de los edificios dañados quedó destruido en uno de sus lados, mientras casas enteras estaban envueltas en llamas como consecuencia de las explosiones, obligando a muchos de sus inquilinos a pernoctar en la calle.

El lunes, la OTAN bombardeó otras instalaciones civiles en esta capital y áreas periféricas, además de una planta petrolera en la ciudad este de Ras Lanuf, respondiendo a un pedido de Gran Bretaña y de la oposición armada libia para intensificar y ampliar sus ataques.

La jefatura del opositor Consejo Nacional de Transición (CNT) y de la propia alianza atlántica rechazaron una oferta de tregua hecha por el Gobierno de El Gadafi, si cesaban las incursiones aéreas.

El primer ministro libio, Baghdadi Al-Mahmoudi, manifestó esa disposición al enviado especial de la ONU para Libia, el jordano Abdulilah Al-Khatib, durante una visita el domingo para intentar un armisticio entre Gobierno y rebeldes.

Por otro lado, el vicecanciller Khaled Kaim rechazó el anuncio del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, de solicitar se emita una orden de arresto contra El Gadafi, su hijo Saif Al-Islam y el jefe de inteligencia, Abdulah Al-Sanusi.

“Ese tribunal es un invento europeo para perseguir a líderes africanos”, denunció Kaim en alusión a la instancia que acusó a esas tres personas de crímenes de lesa humanidad por supuestamente ordenar de forma personal ataques del Ejército en los que murieron civiles.

Entretanto, fuentes de la insurgencia informaron haber tomado control de la región de Karim, a 20 kilómetros de Misratah, en el occidente del país, donde se hicieron de armamento sofisticado al parecer arrebatado o abandonado por las fuerzas leales al Gobierno.

Las fuentes indicaron que los planes inmediatos de los alzados son avanzar hacia las ciudades de Zitan y Tawarga, esta última con una población en su mayoría afín a El Gadafi.

mem/ucl