Conmocionada sociedad guatemalteca por matanza en Petén
Por: Julio Fumero

Guatemala, 16 may (PL) La sociedad guatemalteca está hoy conmocionada por la matanza de al menos 29 campesinos en el norteño departamento de Petén, cuya autoría apunta al grupo mexicano del narcotráfico Los Zetas.
Los cadáveres baleados y decapitados de esos trabajadores de la finca Los Cocos, municipio de La Libertad, fueron hallados el domingo y las autoridades aún tratan de definir cuándo ocurrieron los hechos.

Esa acción la vincula la Policía Nacional Civil al accionar de Los Zetas en varios puntos de Guatemala, principalmente cercanos a la frontera con México, donde desde 2007 se expande y recluta a ciudadanos de este país para controlar el negocio de las drogas.

También maneja la hipótesis de su nexo con el asesinato el sábado anterior del propietario de la hacienda, Haroldo Waldemar León, hermano del presunto capo del narco Juan José León, «Juancho», ultimado en 2008 en una emboscada montada por Los Zetas.

La masacre es la más numerosa perpetrada en los últimos años por el crimen organizado o las bandas de delincuentes en esta nación centroamericana.

El 7 de noviembre de 2008 aparecieron en el departamento de Zacapa (oriente) dentro de un ómnibus los cuerpos calcinados de 15 nicaragüenses y un holandés, quienes habían comprado mercancías pero los autores pensaban que llevaban estupefacientes.

Solo 23 días después fueron asesinadas 20 personas en un poblado del departamento de Huehuetenango (noroccidente), cerca del límite fronterizo con México.

El hallazgo de este domingo generó el repudio de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala.

Un comunicado de esa entidad expresa su condena a los brutales hechos ocurridos, los cuales se suman a otros recientes de violencia, vulnerabilidad generalizada y abandono que afectan a los habitantes de Petén.

Asegura esa entidad cómo esa matanza confirma la urgente necesidad de implementar una estrategia integral de seguridad humana en aquel territorio.

Recuerda cómo en una visita de esa Oficina en noviembre pasado a ese departamento sus representantes observaron la situación de inseguridad y desprotección de las comunidades campesinas.

Esta ante diversos fenómenos tales como el narcotráfico, la concentración de las tierras en manos de grandes finqueros, la ganadería ilegal y las amenazas de ser desalojados de las tierras que ocupan, de acuerdo con el texto.

mv/jf