Reservas minerales, ubicación geográfica y liderazgo históricos similares a los nuestros

Libia: antiguo objetivo de los imperios
Por: Luis Alberto Matos

“La explotación del hombre por el hombre y la apropiación por el individuo de una mayor proporción de riqueza que la que le corresponde, representa el fenómeno de desviación de la norma natural, el comienzo de la corrupción de la vida de la colectividad humana y la aparición de la sociedad de explotación.”
Muammar El Gadafi
En su reciente artículo “Un fuego que puede quemar a todos” el Comandante de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz nos dice: “El colmo ha sido la decisión del Gobierno de Estados Unidos autorizando el empleo de aviones sin piloto para matar hombres, mujeres y niños libios, como en Afganistán a miles de kilómetros de Europa Occidental, pero esta vez contra un pueblo árabe y africano, ante los ojos de cientos de millones de europeos, y nada menos que en nombre de la Organización de Naciones Unidas”.

Y agrega un alerta que el planeta no puede ignorar: “Los groseros ataques contra Libia pueden ser utilizados contra cualquier pueblo del Tercer Mundo”.

El Libro VerdeMuammar El Gadafi, en su “Libro Verde”, nos habla sobre el poder del pueblo y el socialismo como única solución.

Nos dice que “La libertad del ser humano siempre estará incompleta mientras la satisfaccion de sus necesidades esté supeditada a terceros”.

Profundiza el problema del trabajo para terceros y afirma que “El asalariado es casi un esclavo del ‘señor’ que lo arrienda. Más aun, el asalariado es un esclavo temporal y su esclavitud lo es en función del trabajo que realiza, a cambio de un salario pagado por su patrón”.

No es sólo por petróleoEl economista venezolano Julio Escalona, nuestro compañero de la promoción Carlos Marx, con más de medio siglo de dura lucha contra las injusticias económicas en nuestra Patria, en su reciente artículo “Dinar de oro libio” asegura que “El ataque a Libia no es sólo por petróleo”.

Agrega que “La invasión a Libia amenaza con destruir la OPEP y cualquier proyecto autonómico, no sólo en el campo político, sino también en el campo financiero”. Señala que “Gadafi decidió impulsar, apoyándose en las reservas de su Banco Central, al ‘Dinar de Oro’ como moneda de la Unión Africana, para sustituir al dólar y al euro.

Reservas en dólares y en oroConviene recordar que las reservas del Banco Central de Libia ascienden a 200.000 millones de dólares más 144 toneladas de oro: casi 5.000.000 de onzas. A precio del mercado actual, 1.500 $ cada una, equivalen a unos 75.000 millones de dólares.

En este momento, el Banco Central de Libia tiene reservas cercanas a los 300 mil millones de dólares, y, según las espectativas de los precios del oro y del crudo -en el mercado mundial- bien pudiera duplicarse en menos de seis años.

Julio concluye su denuncia afirmando que: “Eso explica por qué la oposición se apresuró a crear, antes que un ejército, un Banco Central. No hay nada más peligroso, para los centros financieros internacionales, que un Banco Central que se atreva a generar liquidez al margen de los poderes mundiales”.

Y nos alerta al decirnos: “¡Qué casualidad!, el Banco del Sur y el proyecto del Sucre van en esa dirección”.

Hace 25 añosPero Gadafi está en la mira del neoliberalismo desde hace décadas. El editorial de la revista TIME, del Lunes 21 de abril de 1986 se titula: “Objetivo: Gaddafi”.

Señala que “la Sexta Flota de Estados Unidos está lista para atacar el país del desierto del dictador Muammar Gaddafi”. Detalla que son “14 buques de guerra de escolta más dos buques de apoyo, 160 aviones cazas y bombarderos, y 20.000 efectivos, acompañados por varios aviones de combate británicos del tipo F-111”.

Aclaran que “no necesitan el pretexto de que el ejercicio sea hacer valer el derecho de paso libre en aguas internacionales”, y que “no consideran que cualquier ataque de Estados Unidos dependa de si Libia disparó primero”.

Eran tiempos de Ronald Reagan, quien alguna vez se refirió a Gadafi como: “este perro loco de Oriente Medio”. Su Secretario de Estado, George Shultz, agregó en ese momento: “Tenemos que hacer sonar nuestro silbato sobre Gadafi, porque él está del lado equivocado”.

¡Así de fácil!. Velar por su patria, era estar en el lado equivocado.

Aún antesDesde entonces, agrega el editorial: “en siete ocasiones los buques de guerra de Estados Unidos, por órdenes directas del Presidente Reagan, han maniobrado en el golfo de Sidra: aguas territoriales de Libia”.

Según TIME, en el año 1981 “las fuerzas de EE.UU. derribaron dos aviones libios, hundieron al menos dos lanchas patrulleras de Libia y bombardearon su radar en una base de misiles de fabricación soviética” y, desde 1983, ya culpaban a Libia, Irán y Siria, como “principales instigadores de una serie de atentados”.

El extenso editorial concluye con una frase repetida desde los tiempos del lejano oeste: “El Tío Sam habló en voz alta, levantó su garrote y juró vengarse”.

Más de dos milenios atrásPero las invasiones a Libia son bastante más antiguas. Su ubicación geográfica la convirtió, desde hace siglos, en excelente vía de tránsito entre África y Europa.

Libia está situada al norte del continente africano, con más de 1.700 kilómetros de costa en el mar Mediterráneo, justo frente a Italia y Grecia. Limita al sur con Chad y Níger, al este con Egipto y Sudán, y al oeste con Túnez y Argelia.

Son más de un 1.700.000 km2 para menos de 7.000.000 de habitantes.

Su Producto Interno Bruto supera los 90.000 millones de dólares, el más alto de Africa. Libia ocupa además el primer puesto en el índice de desarrollo humano y tiene la esperanza de vida más alta en ese continente.

Ocupa una estratégica región que ha sido invadida desde los tiempos del Antiguo Egipto, hasta hoy, por casi todos los imperios, incluyendo fenicios, griegos, romanos, bizancios y hasta Italia, hace un siglo, dada la importancia de su tierra, su agua y su energía, tan cercanas a Sicilia.

Y hoy, al igual que antes, el imperio de turno ha convertido a Libia en uno de sus principales objetivos.

jaquematos@cantv.net

luisalbertojaquematos@gmail.com