Fuerzas sirias abandonan Deraa, pero advierten contra protestas
Por: Ulises Canales

Damasco, 6 may (PL) Fuerzas militares y policiales de Siria continuaron hoy en máxima alerta ante la convocatoria a nuevas protestas opositoras en distintas ciudades, pese a que comenzaron el repliegue de Deraa y el Gobierno advirtió que impedirá desórdenes.

Unidades del Ejército sirio se emplazaron en inmediaciones de las localidades de Homs, Rastajn, Baniyas y en la periferia de Damasco, concretamente en Erbin, Douma y Saqba, así como en Tel, para impedir el que será el octavo viernes de marchas tras los rezos musulmanes.

La situación se mantiene tensa en la meridional Deraa, fronteriza con Jordania, pese a que los tanques y efectivos desplegados allí a comienzos de semana comenzaron a retirarse después de la persecución y arresto de cientos de opositores que el Gobierno valoró de exitosa.

Residentes en Deraa, epicentro de las protestas iniciadas el 15 de marzo contra el presidente Bashar Al-Assad, afirmaron que la ciudad sigue bajo control militar, a pesar de la “retirada gradual” de los uniformados reportada por la agencia estatal SANA.

El Gobierno reiteró que la presencia en la mencionada urbe respondió a “llamados de los ciudadanos para restaurar la seguridad, serenidad y estabilidad”, y ahora la vida retorna “gradualmente” a la normalidad después de que el Ejército “cumplió su misión”.

Asimismo, el Ministerio del Interior confirmó la liberación de 361 personas que se habían rendido voluntariamente atendiendo a una promesa de perdón a los involucrados en actos de disturbios en diferentes provincias, además de que muchos más siguen entregándose.

SANA destacó que el presidente Al-Assad visitó a primeras horas de este viernes el Monumento al Soldado Desconocido para rendir tributo a los policías y soldados caídos por agresiones de los opositores.

Paralelamente, el Ministerio del Interior reiteró el llamado a la ciudadanía a abstenerse de organizar marchas sin permiso oficial y que “en las circunstancias actuales contribuyan activamente a asentar la estabilidad y la seguridad y a ayudar a las autoridades competentes”. Al insistir en que se evite la organización de manifestaciones sin una autorización previa, la nota advirtió que “las leyes en vigor en Siria serán aplicadas al servicio de la seguridad del ciudadano y de la estabilidad del país”, contra quienes incumplan.

De acuerdo con datos de la oposición, más de 500 personas han muerto en este país árabe desde el estallido de las protestas, la mayoría supuestamente por la violencia policial, pero el Gobierno, aunque no reconoce esa cifra, afirma que muchas víctimas fueron efectivos suyos.

Las mismas fuentes estimaron en más de dos mil 500 las personas detenidas, dato que las autoridades tampoco comentaron, aunque informaron de una exitosa “campaña de persecución y detención de grupos terroristas armados”.

lac/Ucl