La revolución puede esperar por mi, mi tiempo disponible y mi conveniencia

Por: Javier Monagas Maita

En verdad no tengo la menor duda de que el fenómeno Hugo Chávez es algo difícil de repetir y de comprender. Aunque reconozco que el factor suerte, casualidad y el estratégico, tuvieron que influir para hacer un hecho de una posibilidad.
Hoy tengo que dar gracias a la astucia del camarada Chávez y los demás miembros de MBR200, pues se lograron las metas necesarias para llegar a la etapa decisiva del movimiento que dio su fruto tiempo después, y aquí lo tenemos hoy. Pese a la delación de última hora y la traición de algunos de los civiles que se acobardaron; y que hoy quieren venderse como los más revolucionarios que existen, y paradójicamente se pasean al lado de los que eran el objetivo a desplazar o el mal a combatir (AD y COPEY)

La idea central de estas notas, después de la descripción anterior, es alertar sobre las trabas que nos ponemos los que decimos tener coincidencias en la necesidad de consolidar definitivamente este proceso y de organizarnos para facilitar la victoria final. Lo primero que se encuentra es un recelo tan potente, que obliga a que se tengan que interpretar lo que se quiere decir, entre líneas, en otras circunstancias, el silencio es una barrera tan fría como un tempano; se escucha a los demás, se hacen comentarios, pero no se opina, existe un temor a ser auténticos por una precaución muy pesada, se espera que los demás se expresen y rebelen sus verdaderas intenciones o propósitos. Hasta que por fin se dicen las cosas que se guardan tan recelosamente como un secreto y un tesoro que representa la verdad absoluta e irrebatible. Es increíble el tiempo precioso que se pierde intentando superar esa barrera de desconfianza intentando escudriñar, que se traen los otros entre manos. En ese trayecto, muchos de los que de verdad se quieren organizar y fortalecer para la lucha, se decepcionan y terminan por desistir o buscar otra alternativa.

En otros casos algunos compañeros, ya pertenecen a otros grupos organizados, entonces su interés es tratar de imponer lo que ya traen cocinado y digerido, pretendiendo colarlo como lo ideal para adoptar, abortando la sana discusión ¿es tan difícil hablar con la verdad por delante? No creo que se deba actuar como un sibilino de derecha, cuando lo que se quiere es fortalecer la base de apoyo de un proceso en el cual supuestamente se cree y que urge crear.

Quisiera saber cuantos de los que leen estas notas, no han pasado por reuniones y reuniones, convocatorias y convocatorias para conformar un equipo de trabajo que conduzca a una organización de apoyo, promoción y generación de la revolución, que al final termina en nada, en dispersión, en discursos vacios y en ocasiones hasta acusaciones absurdas. A sabiendas que nos une una hermandad ideológica cuya coincidencia nos une más que las diferencias habidas.

Esa es una de las mayores causas de lo que acontece hoy a lo interno de este proceso, en muchos casos criticamos y juzgamos a los que están organizados por sus conductas. Pero pendejamente, no tenemos la capacidad, disposición o responsabilidad de organizarnos para hacer lo que creemos se debe hacer. Ni siquiera se puede acusar a estos compatriotas de deshonestos o de engañadores, simplemente no tienen visión política e interés cierto en construir una revolución más allá del beneficio personal.

Hasta allí llega la ceguera de muchos de quienes nos creemos revolucionarios; decimos y manejamos un discurso, pero en la practica solo vemos hasta la punta de nuestra nariz políticamente. Escuchamos a los que se comen los libros, como en el discurso citan a miles de autores para concretar una oración, pero el sentido de interpretación de lo que esos libros reflejan como la intención comunicacional del autor es nula, pues solo se memoriza y no se interpreta, se caletrea y no se aplica la critica sana. Que tiempo tan precioso se pierde en toda esta inacción. Cuanta falta ha hecho un proceso verdadero y permanente de concientización sobre los deberes, derechos y responsabilidades de los revolucionarios.

javiermonagasmaita@yahoo.es javierdelvallemonagas@gmail.com

http://www.planetaenpeligro.blogspot.com / lo que será