En Santa Eduvigis comenzó el buen vivir

Caracas, 1 Abr. AVN .- “Aquí en Santa Eduvigis, el 27 de marzo, comenzó el buen vivir”. Así resume Sobeida Álvarez la experiencia de 68 familias que cambiaron sus humildes casas, en el barrio que lleva el nombre de la religiosa que ayudaba a los pobres, por viviendas dignas en un Desarrollo Urbanístico financiado por el Gobierno del Distrito Capital y promovido por la misma comunidad organizada.

Álvarez es una de las principales dirigentes comunitarias que hizo posible la urbanización, donde este domingo, en un contacto con el programa Aló, Presidente, se adjudicaron los 48 apartamentos -ubicados en seis edificios de ocho unidades habitacionales cada uno- y las 20 casas unifamiliares, de dos plantas, que conforman la primera etapa.

El barrio Santa Eduvigis nació en el año 2000 en la parte alta de la comunidad de Las Casitas, en Las Mayas, parroquia Coche de Caracas. Forzados por la necesidad y sin poder acceder a mejores viviendas, 156 familias construyeron sus humildes casas.

Pero el discurso de organización y poder popular del presidente Hugo Chávez los tocó, y decidieron unirse para sacar adelante un proyecto que, en 2005, presentaron a Juan Barreto, entonces alcalde Metropolitano, para desarrollar una urbanización que los beneficiara a todos en terrenos ociosos ubicados en la parte baja del barrio.

En 2008, la Fundación de Vivienda (Funvi) del ayuntamiento metropolitano aprobó un fideicomiso para iniciar la construcción.

De acuerdo con Sobeida, el plan siempre estuvo sometido a la contraloría de la comunidad, que escogió a la constructora matriz, la cual sometió a consulta de los beneficiarios todas las decisiones relacionadas con la obra.

Cuando se creó el Gobierno del Distrito Capital, en 2009, el nuevo ente, que absorbe a Funvi, revisó el proyecto de inmediato.

Hoy es una realidad la primera etapa, cuya inversión asciende a 43 millones de bolívares, y comenzaron este domingo los movimientos de tierra para hacer las cuatro terrazas donde se implantarán los 11 edificios de la segunda etapa. Ésta incluirá los 88 apartamentos restantes para que la totalidad de los que habitan en el barrio Santa Eduvigis goce del buen vivir para el 15 de diciembre próximo, cuando se debe inaugurar la nueva fase de la urbanización.

“Esto ha sido posible porque ha habido un compromiso entre el Gobierno del presidente Hugo Chávez, la comunidad y la empresa constructora, que nunca paró los trabajos”, afirmó Sobeida.

Recordó que la lucha ha sido intensa, “pero sabrosa”. “La organización popular debe partir de la misma comunidad, que adquiere conciencia de que no podemos dejarle toda la responsabilidad al Gobierno para resolver los problemas”.

No duda en afirmar que un logro como éste sólo es posible en revolución. “En otros Gobiernos no se veía esto. Sólo le tapaban la boca a la gente con una lámina de zinc y cuatro bloques rotos. El proceso revolucionario pidió a las comunidades que se organizaran para desarrollar proyectos de vivienda, y aquí está demostrado. En revolución todo es posible. Sin revolución no tenemos nada”.

Los beneficiarios

El proyecto incluye, además, talleres socioproductivos, un centro de educación preescolar (Simoncito) y áreas verdes.

Los apartamentos son de 72 y 68 metros cuadrados, de cuatro y tres habitaciones, sala, comedor, lavandero, mientras que las casas tienen 82 metros cuadrados.

Quienes recibieron las viviendas fueron seleccionados por una mesa técnica de la comunidad, que analizó los perfiles socioeconómicos y realizó visitas casa por casa, para luego hacer la escogencia mediante una asamblea popular. Entre el grupo de 68 hay unas 10 familias damnificadas por las lluvias de finales de 2010.

Todas las familias tienen el compromiso de pagar por su vivienda, en la medida de sus posibilidades. “De este modo fomentaremos la corresponsabilidad. Con lo que paguemos, el Estado podrá financiar nuevos proyectos para que otras familias que también lo necesiten tengan un mejor futuro”, señaló Sobeida.

Y precisamente pensar en un mañana más digno es lo que movió a Mariana Salas a creer en la lucha de la comunidad para concretar la nueva urbanización. “Mi bebé crecerá en un espacio mejor”, dijo, con su niño de seis meses en brazos, una joven de 20 años de edad que desde los 10 vive en el barrio Santa Eduvigis, con todas sus precariedades y limitaciones.

“No ha sido fácil, pero lo más importante es que supimos organizarnos para lograr una respuesta”, añadió Mariana, quien esta misma semana concretará su mudanza a su apartamento en el edificio 6, con su esposo, su hermana, su bebé y un sobrino.

“Yo tenía fe, aunque muchos no creían que lo lograríamos, pero hoy estamos aquí felices, gracias a nuestro Presidente, que nos dio una vivienda digna”.

En el desarrollo urbanístico Santa Eduvigis sobra el optimismo y la satisfacción por lo logrado, pero las ganas de batallar porque se concrete la segunda etapa que reúna a todos los vecinos del barrio no se agota. “Ahora tenemos más fuerza para luchar”, dijo Sobeida.