Secuestro de emigrantes: negocio rentable de cárteles mexicanos
Por: Nubia Piqueras Grosso

México, 28 dic (PL) En los últimos seis meses del actual año, el secuestro y la extorsión de emigrantes dejaron ganancias por 25 millones de dólares a la delincuencia organizada, según el párroco Alejandro Solalinde.

El coordinador Pastoral de la Movilidad Humana de la Diócesis de Oaxaca precisó que detrás de este negocio no sólo están las organizaciones criminales, sino también políticos y agentes federales y del Instituto Nacional de Migración (INM).

De acuerdo con un reporte del diario Milenio, el religioso expresó que el Istmo de Tehuantepec puede considerarse la capital del secuestro en América Latina por el elevado número de delitos que se cometen continuamente en ese sentido, sin que las autoridades hagan algo por detener a los responsables.

El pastor, quien fue el primero en denunciar el presunto secuestro la semana pasada de 50 indocumentados centroamericanos en el poblado de Santa María Chahuites, en Oaxaca, dijo que el gobierno mexicano debe tomar medidas de seguridad extrema y emergente, en particular en la frontera sur, para evitar la incursión de bandas criminales.

En declaraciones a la prensa, Solalinde denunció las amenazas que ha recibido en las cuales se advierte que tanto «Los Zetas como algunos políticos, ofrecieron dinero a varios asesinos a sueldo para que me maten».

Al respecto, 12 organizaciones de la sociedad civil exigieron al gobierno de México garantizar la seguridad de los emigrantes hospedadas en el albergue «Migrantes Hermanos en el Camino», en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, y del padre Alejandro Solalinde.

Asimismo advirtieron que «hechos indignantes como este y el secuestro y asesinato de inmigrantes, ocurrido en agosto pasado en Tamaulipas, suceden sin que haya ninguna capacidad del gobierno mexicano para investigar, detener ni castigar dicho delito».

Con respecto al hecho que investiga el INM, el párroco Solalinde acotó: «creemos que los plagiados (secuestrados) ya fueron sacados de Oaxaca, y es muy probable que ya estén en la ciudad de México o con rumbo a la frontera norte para ser sujeto de un trueque de mercancías».

Sobre este particular, el subsecretario Jurídico y de Derechos Humanos del estado costero, Dagoberto Carreño, señaló que hasta el momento la subprocuraduría regional de Justicia no ha encontrado rastros ni señales sobre los secuestrados en las zonas aledañas al lugar donde ocurrió el hecho.

El funcionario manifestó que la Secretaria de Seguridad Pública asignó guardias para custodiar de manera permanente el albergue, al tiempo que se investigan los sucesos.

En días recientes el comisionado del INM, Salvador Beltrán, reconoció el peligro a que están expuestos los inmigrantes centroamericanos durante su paso por México, y ratificó su preocupación por llegar al fondo de los hechos denunciados.

mv/npg