Putin exige combatir con mano dura el extremismo
Moscú, 16 de diciembre, RIA Novosti.

El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, destacó hoy que las fuerzas del orden deben reaccionar con dureza a cualesquiera actos de extremismo.

“Es necesario combatir el extremismo en cualesquiera de sus formas”, declaró Putin al responder a preguntas de ciudadanos en una sesión transmitida en directo por la televisión nacional.

El primer ministro resaltó que los ciudadanos de todas las regiones de Rusia deben sentirse cómodos sin dependencia de su lugar de residencia, para que “los oriundos de las repúblicas caucásicas (rusas) no tengan miedo de salir a la calle en Moscú, y los ciudadanos rusos de etnia eslava no teman residir en las repúblicas (rusas) del Cáucaso del Norte”.

“Aquí el papel significativo les pertenece a las autoridades regionales, organizaciones sociales, y lo más importante es que todas las personas, todos los ciudadanos de Rusia de cualquier religión se den cuenta de que somos los hijos de un país”, dijo Putin e enfatizó que no existe “la nacionalidad caucasiana”.

El jefe del gobierno ruso agregó que “Rusia se formó como un Estado multiconfesional y multinacional”, las religiones principales llevan muchos siglos de coexistencia. “En estos siglos elaboramos cierta cultura de interacción (en materia de religión)”, dijo Putin.

Ayer, miércoles, las fuerzas policiales redoblaron las medidas de seguridad para prevenir manifestaciones no autorizadas y otros actos de agresión. Según las fuerzas de orden, en nueve regiones de Rusia fueron detenidas más de 1.700 personas en el marco de los operativos para prevenir nuevos disturbios similares a los ocurridos el pasado fin de semana en Moscú. Participaron en el despliegue policial unos 7.000 efectivos.

El pasado sábado, 11 de diciembre, más de 5.000 hinchas de fútbol y jóvenes nacionalistas se reunieron en la plaza Manéznahaya, muy cerca del Kremlin, para protagonizar una manifestación de protesta por la muerte del hincha del club de fútbol Spartak, Yegor Svirídov, asesinado en una pelea callejera el 6 de diciembre supuestamente por un oriundo de la república rusa de Kabardino-Balkaria, detenido ya por las autoridades. Pronto las protestas desembocaron en desórdenes.