Ni derecha, ni izquierda, ni radical, ni light
Por: Javier Monagas Maita
Sres. M.E, UBV

Encasillarse, dejarse encasillar, limitarse, o dejase limitar. Son paredes con las cuales se busca cercar las iniciativas de las personas que vuelan más allá de los alcances impuestos por seres incapaces de romper unas barreras establecidas por quienes se sienten incapaces de superarlas o no les interesa que se superen con tal de mantener las cosas tal como les conviene.

No se cual es la idea real de clasificar los pensamientos ortodoxos o progresistas según sea el caso, de diestro o siniestro (derecha o izquierda), conozco personas diestras, que tienen ideas o conductas progresistas y pro humanidad. También conozco zurdos, que son más reaccionarios que franco y el franquismo español del PP, creo que es algo racista dicho por alguien, alguna vez, otros racistas lo escucharon y lo adoptaron como una novedad que debía permanecer en el tiempo para encerrar conductas en casilleros absurdos. Las ideas de los hombres se deben clasificar en pro humanistas o anti humanistas. Anti humanistas son todos aquellos que se comportan de una forma que desprecia la condición de vida de las personas, que se sienten superiores a los demás, que roban, explotan, masacran y despojan a sus semejantes de todo lo que pueda tener valor y que atentan contra los pensamientos e ideales que apunten hacia otra dirección. Son los que viven de la guerra, del odio y del dolor ajeno, de la burla o la ofensa a los semejantes. En cambio humanista es aquel que no se desespera por lo material, que valora y defiende la convivencia social, la superación de los semejantes, la solidaridad y la paz social, es esa persona que ama la poesía, el canto, el trabajo colectivo, la alegría, el amor. Es esa persona que se sacrifica por que los otros estén mejor, sin egoísmo ni protagonismo absurdo o pantallero. Ese encasillamiento interesado, es la misma inmoralidad de clasificar lo negro de malo y lo blanco de bueno en forma racista y discriminadora.

De la misma forma las personas, o son honestas o son corruptos, no se puede ser medio honesto o medio corrupto, medio revolucionario o medio reaccionario. Todo es definido en la naturaleza. La gradualidad es solo una etapa de transición de una condición a otra, pero al momento de iniciar esa etapa, se deja de ser de la primera para ser de la segunda. Por ejemplo, el paso del día a la noche, es la merma de la luz hacia la oscuridad, deja de ser día para ser noche así quede poca luz solar. De esa manera no existe la media medida en términos éticos y morales. Es tan ladrón quien se roba mil millones de Bs, que el que se roba tres mil. Pero la hipocresía de la sociedad y la complicidad de los corruptos, hace que sea más culpable el que roba poco, que el que roba mucho. Es solo asunto de complicidad y de similitud de condiciones inmorales. En términos de revolución quien comulga, comparte y se comporta como capitalista, no es revolucionario, por lo tanto no es humanista ni le importa la naturaleza o el derecho de los demás a vivir decentemente y a ser respetados. Ser burócrata, obstruir la respuesta oportuna y efectiva a los ciudadanos, es sinónimo de corrupción, de ladrón, de sinvergüenza.

En base a lo anterior, les pregunto ¿han intentado hacer alguna gestión ante el M.E? ¿Han intentado comunicarse con la UBV por vía de la central telefónica? En el primer caso se les va media vida para lograr conseguir una certificación de titulo o unas notas al nuevo formato. Es una violación al derecho de los ciudadanos, que el propio Ministerio de Educación desconozca los documentos por ellos emitidos de una manera obscena. Te hacen pasar las de Caín registrando en los archivos de los liceos para ver si no fueron irresponsables y extraviaron tus documentos de estudios, o te inventan materias faltantes que no figuraban en el pensum de estudio de otro tiempo, o te botan los papeles originales que entregas, para hacer la solicitud de tu nuevo documento burócrata. Es realmente una odisea tener que hacer algún tramite obligatorio ante las zonas educativas de cualquier estado. Impotente ves como el chapeo y el comadrazgo resuelve asuntos rápidamente a unos y entorpece los de la mayoría.

En el segundo caso, si Ud. intenta obtener la respuesta a alguna inquietud en la UBV caracas, vía telefónica, tiene que ponerse un filtro de obscenidades, para recibir la descarga ofensiva y vulgar de la recepcionista telefónica de esa “casa de cultura y estudios”. El día martes 30 de noviembre de 2010, siendo las 11 45 minutos A.M, después de solicitar el número máster al 113 de CANTV, me comunico con el numero que me dieron, me atiende la voz de una joven, le planteo mi solicitud de información, respecto a la presentación de la tesis de grado. Desde allí me pelotearon a 7 números de teléfono diferentes, donde nadie me daba respuesta, me vuelvo a comunicar a la central y le reclamo a la joven que atiende la central, que no era lógico que para una pregunta concreta, me pelotearan por todos los departamentos de la UBV y al final nadie diera una respuesta efectiva y concreta también. A esta interrogante lo que conseguí fue una mentada de madre y el cuelgue del teléfono violentamente. Volví a marcar uno de los números que me habían dado anteriormente y le solicité a la persona que me atendió si allí no había una departamento de personal donde exponer una queja, la señorita que me atendió me comunicó al vice rectorado, le expuse a la joven que me atendió la grotesca respuesta de la recepcionista y amablemente me respondió que tomarían cartas en el asunto. Al final no conseguí respuesta alguna a mi inquietud, pero si conseguí que una infeliz sin educación ni respeto por el público, me recordara de manera brusca y altanera a mi progenitora ¿QUÉ CLASE DE EMPLEADOS E IMÁGENES TIENE LA UBV? ESA ES MI PREGUNTA. Es esa burocracia y esa clase de funcionarios los que entorpecen y obstruyen el funcionamiento del aparato oficial del estado y que destruyen la imagen de lo que se pretende cambiar.

Javier Monagas Maita telf. 0416 1282943

javierdelvallemonagas@gmail.com javiermonagasmaita@yahoo.es