Comuneros mapuche plantean nuevas protestas por incumplimiento del Gobierno chileno
TeleSUR

El pasado 1 de octubre que la mayoría de los presos mapuche habían decidido poner fin a su protesta, tras el compromiso del Ejecutivo de retirar las querellas que evocan a la Ley Antiterrorista.

Ante el incumplimiento por parte del Gobierno del acuerdo alcanzado la semana pasada para retirar querellas por supuesto terrorismo contra presos mapuche, miembros de esa comunidad indígenas presos en cárceles de Chile plantean con emprender nuevas protestas tras la huelga de hambre que matuvieron por más de 80 días.

Comuneros mapuche exigen al Gobierno chileno una modificación de la Ley Antiterrorista, un instrumento jurídico heredado por el país suramericano de la represiva dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

En declaraciones a la Radio Cooperativa desde Temuco (sur de Chile), el dirigente mapuche Eric Millán anunció que si no se produce un gesto del Gobierno chileno para cumplir el acuerdo en cinco días, los comuneros indígenas reiniciarán nuevas protestas.

«El Gobierno dio un plazo de cinco días hábiles para cumplir el acuerdo que suscribieron con los huelguistas y si no responde al compromiso que ya efectuó ,se reiniciarán nuevas movilizaciones», anunció Millán.

El arzobispo de Concepción, Ricardo Ezzati, que ha mediado entre Gobierno y huelguistas, anunció el pasado 1 de octubre que la mayoría de los presos mapuche habían decidido poner fin a su protesta, tras el compromiso del Ejecutivo de retirar las querellas que evocan a la Ley Antiterrorista.

Este viernes se cumple el plazo de cinco días hábiles establecido en el acuerdo sin que se hayan retirado las querellas ni juzgado a los presos.

«Estamos a la espera. Los hermanos (mapuche) están evaluando cómo pueden movilizarse», añadió Millán.

Los presos mapuches que participaron en la protesta de ayuno fueron arrestados en el marco de la Ley Antiterrorista durante manifestaciones en la región de Araucanía, donde la etnia indígena mantienen una lucha por el reconocimiento de sus tierras.

Los indígenas se consideran presos políticos y, entre sus exigencias, además piden al Estado chileno no ser procesados a través de tribunales militares.

La Ley Antiterrorista fue sancionada durante la dictadura para perseguir a opositores, pero no ha sido derogada por ninguna de las administraciones de Gobierno posteriores al régimen pinochetista, pese a que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha criticado esta normativa porque discrimina a las comunidades indígenas.

El pueblo mapuche representa casi el 10 por ciento de la población chilena y sus principales asentamientos se encuentran en Araucanía, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago.

Los indígenas denuncian que en esa región tienen tierras que les pertenecen desde antes de la colonización española, las cuales les fueron arrebatadas.

teleSUR-Radiocooperativa/MFD