Huelga general española contó con alta participación
Prensa YVKE Mundial/AVN

Entre los motivos de la paralización resalta el fuerte recorte del gasto público, una reforma laboral que propicia el despido, reducción de salarios, congelación de pensiones y un proyectado plan para extender la edad de jubilación a 67 años.


El secretario general de las Comisiones Obreras (CCOO) de España, Ignacio Fernández, aseguró que el llamado a huelga general de las principales centrales sindicales y obreras de España logró una participación de “unas 10 millones de personas”, lo que equivale a 70% de la población laboralmente activa.

La huelga tuvo como objetivo fundamental rechazar las medidas neoliberales impuestas por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

El pueblo envió, a través de esta huelga, un mensaje contundente y potente de “creciente descontento”, puntualizó Fernández.

En tanto, Cándido Méndez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), destacó que esas medidas y recortes salariales sanciona a quienes no provocaron la crisis.

Entre los motivos de la paralización resalta el fuerte recorte del gasto público, una reforma laboral que propicia el despido, reducción de salarios, congelación de pensiones y un proyectado plan para extender la edad de jubilación a 67 años.

Algunos titulares de la prensa española aseguraron que la huelga fue un “gran fracaso”, comentó Méndez.

Sin embargo y contra todo pronóstico esta fue la séptima huelga general que envía de nuevo el mismo mensaje al ejecutivo de esa nación, agregó.

En ese sentido únicamente 10 medios de comunicación impreso reconocieron en la publicación de sus primeras planas la cantidad de manifestantes y el impacto que la huelga generó en España.

El secretario general de la UGT denunció que “hemos sufrido una campaña de descrédito obscena”.

El secretario de Comunicación y portavoz de la Confederación Sindical de España, Fernando Lezcano López, calificó la protesta como “exitosa” pues cumplió con su objetivo de “demostrar el rechazo a las medidas de recorte que impulsa el Gobierno”.

López manifestó que “los desmanes que se vieron durante las movilizaciones fueron protagonizados por infiltrados que no pertenecen a los sindicatos”.

Durante el día de ayer cientos de miles de españoles se apostaron en las principales ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Andalucía, según cálculos sindicales.

Enfatizó Mendez que las sindicales han sido contundentes al desvelar las estrategias tanto del gobierno español como del resto de Europa, tendientes a desvirtuar el éxito de las protestas con el único objetivo de esconder y la creciente molestia de la población ante los planes económicos impuestos por Zapatero.

De aplicarse en su totalidad el plan de recortes, más de cuatro millones y medio de trabajadores perderían sus plazas laborales, el doble de la tasa de la Unión Europea (UE).

Los secretarios de las centrales acusaron al gobierno de Rodríguez Zapatero y a su partido el Socialista Obrero Español, de aceptar “de manera sumisa el chantaje de los mercados financieros”.

Los voceros de las centrales advirtieron igualmente que sólo negociaran con el ejecutivo si éste rectifica en sus políticas antisociales.