Discurso pronunciado por Xiomara Castro de Zelaya, en el Parque Central de Tegucigalpa, en ocasión de la movilización de la resistencia 15 de sept. 2010.

Compañeras y compañeros:
Pueblo hondureño.
Hermanos en resistencia.

Les saludo emocionada, por esta nueva demostración de unidad, amor, determinación y lucha que una vez más demostramos frente a los enemigos de la independencia. Pocos momentos de justicia, y democracia, recuerda el pueblo hondureño, hoy que conmemoramos 189 años de la proclama de independencia.

Nos han impuesto siglos de embustes, crímenes, y traiciones. Y no han podido doblegarnos, aquí continuamos en las calles, seguimos en resistencia.

En las calles, en las plazas, en las fábricas, y las labranzas, en todos los rincones de la patria, seguimos de pie, demandando nuestra verdadera independencia, y la definitiva emancipación. Demandamos una auténtica democracia que hoy como ayer, nos niegan los enemigos de la libertad.

Lamentamos que las condiciones de precariedad de las grandes mayorías, no han variado en nuestra patria, más bien se profundizan. Hoy nos enfrentamos con un aparato de estado represivo, feroz, brutal y cobarde, que busca truncar los sueños de nuestra generación y las que le siguen.

No puedo olvidar las amargas experiencias que sufrí, con mis hijos junto al pueblo en camino a la frontera de Nicaragua. El vil asesinato de Pedro Magdiel en el Paraíso. De aquel cerco militar, de las torturas por más de 4 meses en la embajada de Brasil.

No podemos olvidar que hoy permanecen libres, gozando de inmunidad y privilegios los autores intelectuales y materiales del golpe de Estado contra el presidente Zelaya que asaltaron nuestra casa, lo secuestraron y lo desterraron a Costa Rica.

No podemos olvidar la razón por la que estamos aquí resistiendo, denunciando que en nuestra patria no hay democracia y la administración de justicia dejo de existir hace rato, y dio paso al sistema más bárbaro, arbitrario, falso y criminal que hayamos visto en nuestra historia .

Las luces que logramos iniciar en el gobierno del PODER CIUDADANO, con la ley de participación ciudadana hoy derogada por la dictadura, con la reducción de la pobreza, la red solidaria, el bono tecnológico, los subsidios al transporte, la matricula gratis, salario mínimo tantas cosas más, se apagaron con el Golpe de Estado, y ahora se revierten para complacer esta insaciable oligarquía.

El modelo neoliberal ha llevado al capitalismo a una etapa crítica y aquí existe una enorme inmoralidad cuando se desconocen la desigualdad y la pobreza que ocasiona este modelo, mientras a nuestra oligarquía no le importa, porque desconoce los principios elementales que sustentan una sociedad verdaderamente humana. La aplicación de estos principios solo podemos alcanzarlas mediante el socialismo.

Es importante que el pueblo sepa, entienda y transmita la verdad; que para revertir esta terrible desigualdad en la lucha es necesario el retorno del presidente Zelaya. Y aquí doy fe, que el presidente Zelaya está listo para regresar a Honduras inmediatamente, para unirse a la lucha del pueblo, y el único impedimento que le retiene es la manifiesta intención de la camarilla golpista de encarcelarlo, humillarlo y entregarlo a los verdugos del pueblo.

En este régimen sucedáneo del golpe de estado, simplemente todos nuestros derechos ciudadanos están en precario. Somos víctimas de la propaganda del Departamento de Estado de los EEUU que dice que aquí todo es normal, desconociendo que no puede haber democracia en un régimen represivo que destierra a la oposición. Lobo Sosa ofreció hacer justicia y lo que ha hecho es incrementar la persecución, contra nosotros y nuestra familia. No debemos olvidar los hechos, hay que recordar siempre quien fue sacado por la fuerza de las armas de Honduras, quien estuvo prisioneros por más 4 meses en una embajada; quien fue sometido a torturas constantes, y a quien volvieron a desterrar en lugar de hacer justicia.

Es un disparate pensar que hay respeto para la vida de las personas en Honduras donde los derechos humanos son violados en total impunidad, se asesinan miembros de la resistencia, periodistas, y se ejecutan masacres a luz del día como el de la zapatería de San Pedro Sula, y donde la justicia la aplican los paramilitares al servicio de los nuevos señores feudales. Hoy mismo tienen militarizado el país, y se reprime al pueblo. nos solidarizamos con el valiente periodista, Luis Galdámez, que fue balaceada su casa .

Es absurdo creer que es justicia perseguir y asesinar a hombres y mujeres por sus ideas; despedir a jueces por oponerse al golpe; demonizar, perseguir y asesinar a los campesinos por pedir tierra; a los maestros y obreros por demandar salarios. Como podemos pasar por alto que los sicarios reciben sobreseimientos por docena, mientras los que luchamos por el pueblo somos penalizados sin pruebas y sin delitos.

Es una trampa el “humanismo cristiano” que responde a todos los problemas con la militarización permanente de la sociedad, para cercenar las luchas justas, sin importar nuestros derechos.

Es inadmisible y debemos rechazar con vehemencia el asesinato extra judicial como forma de aplicación del derecho; es evidente que la administración de justicia en Honduras es proclive a premiar a los delincuentes.

Para avanzar en todos estos propósitos el presidente Zelaya me ha pedido que les trasmita que debemos avanzar en la organización del Frente Nacional de Resistencia Popular y en la formulación de la nueva constitución. Muchos quieren seguir con viejas técnicas en las que hoy suben los ánimos del pueblo y mañana lo desmoralizan. Nosotros queremos elecciones si pero para integrar una Asamblea Nacional Constituyente.

Que nadie se equivoque la resistencia es la fuerza en vanguardia por la refundación de Honduras; rechazamos todas las formas de opresión, privación, injusticia y arbitrariedad, que hoy prevalecen en nuestro país.

No podemos descansar, ni desmovilizarnos en la demanda constante, contra todo aquello que nos afecta, nos mata, o nos envenena.

Nuestro objetivo como pueblo de convocar una Asamblea Nacional Constituyente ha encontrado el apoyo de más de un millón de hondureños, aquí quiero reconocer y felicitar a todos los que en aldeas barrios y caseríos han hecho esta labor y han estampado su firma en la declaración soberana, al equipo coordinador Eulogio Chávez y Rasel Tome , por el esfuerzo porque , hoy igual que ayer, han encontrado férrea oposición justamente en aquellos sectores que violaron una y otra vez la constitución hasta romperla y desconocerla con el Golpe de Estado.

Tenemos que liberarnos de las cadenas que nos atan, que nos han impuesto a nuestro pensamiento y nuestro espíritu, por la acción de los medios de comunicación. Tenemos que hacer honor a este patrimonio que heredamos de los que dieron su vida por la democracia. Rechacemos al oportunista o al infiltrado que nos divide, apoyemos al que abre los brazos por la unidad de las fuerzas de izquierda y los liberales pro socialistas.

Que no piense la oligarquía que nosotros tenemos precio, los mártires nos exigen dignidad, los que han derramado la sangre por el pueblo tienen que ser dignificados.

Y para concluir quiero expresarles que El presidente Zelaya desea reiterar por mi medio su voluntad inquebrantable de luchar, si es necesario, hasta con la vida por el pueblo y dentro del Frente Nacional de Resistencia Popular. muchos campanas se escuchan, y muchas versiones se levantan ahora hasta de quienes han sido nuestros amigos, para disminuir la imagen de este hombre ejemplar, con quien he tenido la fortuna de compartir mi vida, pero el pueblo debe estar seguro de que sus palabras, son el fiel reflejo de lo que encontraremos en su pensamiento y en su corazón. Su compromiso inclaudicable por retornar sólo es comparable con la determinación del pueblo de luchar por su retorno.

Vamos a derrotar a la tiranía; con ese millón doscientas cincuenta mil firmas de hondureños que demandan la constituyente y el retorno en libertad del presidente Zelaya y de los y las desterrados, en mi reciente viaje a san salvador encontré desterrados como nosotros sufriendo igual que mi familia , que no conocía cuánto dolor , que quisieran estar aquí con nosotros , y el pesar que da porque todas tenemos hijos y familiares , que somos víctimas y somos perseguidos, así como aquellos colaboradores, de Mel y en especial a las mujeres que están siendo perseguidas, Rixi y Rebeca entre otras , vamos a ganarles esta lucha en todos los terrenos, y vamos alcanzar nuestra verdadera independencia.

¡¡Venceremos!! Muchas gracias por escucharme.