Turcos aprueban en referendo reforma constitucional con 58 % de los votos
TeleSUR

En un referendo realizado este domingo en Turquía 58 por ciento de las casi 50 millones de personas que fueron convocadas a las urnas, dijo sí a la reforma constitucional que plantea cambios en 26 artículos de la Carta Magna y que eliminará la inmunidad de los militares que participaron del golpe de Estado de 1980.
La modificación también ayudará a la nación a entrar en la Unión Europea.

Autoridades electorales informaron que el 58 por ciento de los votantes turcos apoyó este domingo la reforma constitucional en el referendo que se celebró para modificar 26 artículos de la Carta Magna, que incluye cambios en el Poder Judicial y reduce la influencia de los militares.

Con un 99,7 por ciento de los votos escrutados por la Comisión Electoral de Turquía, 58 por ciento de los ciudadanos eligieron el sí a la reforma mientras que un 41 por ciento dijo no.

Unos 50 millones de personas acudieron a las urnas para decidir sobre estas reformas a la Constitución, consideradas un aspecto crucial para las pretensiones del país de entrar a la Unión Europea (UE).

El occidente del país fue el que aportó la mayor cantidad de votos, mientras que el sureste, conformado mayoritariamente por kurdos, fue el sector menos participativo en estos comicios, porque se adhirieron al boicot al que instó el partido opositor Paz y Democracia (BDP, por su sigla en turco).

Las 26 enmiendas que se le harán a la Constitución turca cuentan con el respaldo de la UE, así como también el Gobierno de ese país señala que estas modificaciones son necesarias para fortalecer la democracia.

El referendo para la reforma constitucional se realiza en el marco del 30 aniversario del último golpe de Estado liderado por el general Kenan Evren.

Este cambio a la Carta Magna tiene el propósito de eliminar una diversidad de disposiciones que estableció la junta militar que mandó en el país entre 1980 y 1983.

El nuevo texto de la Constitución eliminará la inmunidad que poseían los cabecillas del golpe de 1980 e, igualmente, incrementará el alcance de las cortes civiles por encima de las militares y la Asamblea Nacional será más poderosa a la hora de nombrar jueces.

Adicionalmente, con los nuevos estatutos los empleados públicos tendrán derecho a la huelga y podrán negociar colectivamente.

El pasado abril, los nuevos preceptos nacionales fueron aprobados por el Parlamento turco, sin embargo, no obtuvo los votos suficientes para saltar el referendo.

La reforma fue impulsada por el partido islamista moderado Justicia y Desarrollo (AKP, en turco), al cual pertenece el presidente, Abdullah Gül, y también significaba una dura prueba para el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

Los opositores a la modificación de la Carta Magna turca consideran que sólo tiene el propósito de que el presidente gobernante se apodere del control del sistema judicial, lo cual le daría mucha influencia a las agrupaciones islamistas del país.

La Constitución turca vigente fue aprobada en 1982 durante la dictadura de la junta militar y ha sido cuestionada por ser obsoleta y limitada en materia de Derechos Humanos.

Según una encuesta de la empresa PollMark, el antes del referendo 56,2 por ciento de los tucos apoyaba la reforma, mientras que 43,8 estaba en contra.

teleSUR – El país – Abc /jl – MM