Delitos que se imputan a Mezerhane sumarían hasta 50 años de prisión

Caracas, 21 Ago. AVN .- Si la pena máxima en Venezuela pudiera pasar los 30 años de prisión, al banquero Nelson Mezerhane le esperarían hasta 50 años de cárcel de ser sentenciado culpable ante un tribunal del país por los seis delitos que se le imputan, luego de las investigaciones que se hicieran por la quiebra del Banco Federal.

El banquero, actualmente prófugo de la justicia, es el presunto responsable de la quiebra del Banco Federal, que desde octubre del año 2009 presentaba irregularidades.

El Ministerio Público solicitó recientemente su extradición ante un tribunal del país, después de confirmar que el presidente del intervenido Banco Federal se encuentra en los Estados Unidos.

Al banquero, el Ministerio Público le dictó una orden de aprehensión por la presunta comisión de los delitos de asociación para delinquir, aprovechamiento fraudulento de fondos públicos, aprobación indebida de créditos, apropiación y distracción de recursos financieros, difusión de información financiera falsa y ocultamiento de información en la declaración institucional.

El delito de asociación para delinquir está estipulado en la Ley de Delincuencia Organizada y aplica una pena de cuatro a seis años de prisión, y el de aprovechamiento fraudulento de fondos públicos, establecido en la Ley Contra la Corrupción, tiene una sanción de entre dos y cuatro años de privativa de libertad.

Asimismo, los delitos de aprobación indebida de créditos, apropiación y distracción de recursos financieros, difusión de información financiera falsa y ocultamiento de información en la declaración institucional, todos estipulados en la Ley de Bancos, suman condenas de entre ocho y diez años cada uno.

En total, todos estos delitos que se le imputan Mezerhane en el Banco Federal, suman entre 36 y 50 años de castigo.

La quiebra del banco perjudicó a más de 270 mil ahorristas que confiaron su dinero a esta entidad financiera y a compradores de inmuebles financiados por el Federal como los de las residencias “La Avileña”.

Sin embargo, luego de la intervención a puertas cerradas del Federal, el Gobierno Nacional respondió a los ahorristas de la entidad financiera y hasta ahora ha cancelado, a través del Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria (Fogade), a casi la totalidad de las personas afectadas, 96% de los clientes que tenían depósitos inferiores a 30 mil bolívares.

Los comprados de “La Avileña” también fueron auxiliados por las políticas del Gobierno Revolucionario.