Trabajadores hondureños anuncian huelga general en demanda de mejoras salariales
TeleSUR

Los trabajadores reclaman que el Gobierno de Porfirio Lobo, sucesor del régimen de facto, no ha decretado el aumento salarial mientras que los costos de la cesta básica y de la atención sanitaria cada vez son más elevados.
 El paro general de los empleados hondureños también busca respaldar la protesta de los maestros de la nación, a quienes el Gobierno les adeuda más de 159 millones de dólares.

Tres sindicatos que agrupan a la mayor parte de los trabajadores en Honduras anunciaron que en los próximos días iniciarán una huelga general en demanda de un aumento salarial y en rechazo a la Ley de Empleo temporal, que de acuerdo a los dirigentes del gremio, atenta contra sus derechos.

La Central General de Trabajadores (CGT), la Confederación de Trabajadores y la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras, serán los entes que convocarán la huelga general.

«Cada organización va a hacer un llamado a las bases para irnos al paro general», dijo Luis Ramírez, vicecoordinador de la CGT.

El gremio de los trabajadores acordó la realización de la huelga éste sábado durante una reunión en la ciudad de San Pedro Sula, que contó con la participación de más de 300 dirigentes y afiliados.

Los empleados hondureños rechazan el alto costo de los alimentos y de la atención sanitaria mientras que el salario permanece muy por debajo de lo que necesitan para cubrir necesidades básicas.

La huelga general también será convocada para rechazar la Ley de Empleo Temporal, promovida por el gobierno del sucesor del régimen de facto, Porfirio Lobo.

En consenso, los trabajadores rechazan el instrumento legal, por considerar que la normativa amenaza los derechos a la estabilidad laboral, a las vacaciones, al aguinaldo, a la maternidad y a las prestaciones sociales.

La Ley de Empleo Temporal, promovida por el presidente del Congreso, Juan Orlando Hernández, atenta contra las garantías incluidas en el Código de Trabajo y en los convenios internacionales, tal como lo afirma el gremio.

El paro general de los trabajadores también busca respaldar la huelga que iniciaron los maestros en la nación, en exigencia del pago de una millonaria deuda acumulada por el Gobierno de Porfirio Lobo al Instituto de Previsión del Magisterio (Inpremah).

Los educadores exigen al Gobierno hondureño la cancelación de sus pensiones y jubilaciones, un monto que supera los 159 millones de dólares.

Honduras se desarrolla en un ambiente de crisis, desde que el ex presidente constitucional de la nación, Manuel Zelaya, fue derrocado mediante golpe militar el pasado 28 de junio. Después de la citada fecha se instaló un régimen de facto que realizó comicios generales en las que resultó electo Lobo, con un amplio nivel de abstención y bajo denuncias de violación a los Derechos Humanos.

Desde entonces la nación padece los efectos del golpe de Estado. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), demostró que el índice local de desarrollo humano de Honduras sigue estancado en un 0,7 por ciento desde junio de 2009, por debajo de la media de América Latina.

teleSUR – Pl – Avn / ld – FC