Mezerhane pretende tapar corrupción en el Banco Federal
Prensa YVKE Mundial/ AVN

El ex Presidente del Federal y ahora prófugo de la justicia aseguró que la entidad venía conservando “su solidez relativa y avanzaba en su proceso de adecuación a las arbitrarias órdenes”. Sin embargo, esto contrasta con la realidad. Desde el año 1994, la Sudeban venían llevando acciones administrativas que provocaron una situación “insostenible” que concluyó con la intervención de la institución bancaria

El ex presidente del intervenido Banco Federal, Nelson Mezerhane, acusó al Gobierno Nacional y en especial a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban), de emitir “arbitrarías ordenes a fin de doblegar a sus accionistas (del Banco Federal) y obtener a cambio el silencio de Globovisión”.

Tal pronunciamiento lo realizó, el ahora prófugo de la justicia, a través de un documento hecho público este miércoles, en donde aseguró que el conocido “banco de los buenos días” venía conservando “su solidez relativa y avanzaba en su proceso de adecuación a las arbitrarias órdenes”, supuestamente emitidas por la Sudeban.

Sin embargo, esta opinión del banquero contrasta con lo señalado por Edgar Hernández Behrens, presidente de la institución encargada de supervisar las actividades de los bancos, quien indicó que desde el año 1994 se le venían llevando acciones administrativas que provocaron una situación “insostenible” que concluyó con la intervención de la citada institución bancaria.

Además, se informó que sobre la detección de una serie de irregularidades en el manejo de los recursos de la institución y que, a raíz de las medidas administrativas impuestas por la Sudeban, salió a relucir una estafa que la directiva del Banco Federal hizo el 28 de diciembre de 2009 con unas operaciones fraudulentas que abarcaban desde el tema del dólar permuta hasta el cambio de notas estructuradas.

“En vista de que se mantenían las debilidades nosotros le impusimos medidas administrativas en octubre, y les exigimos provisiones y la cobertura de otras debilidades de mil 500 millones como mínimo para que ellos pudieran, por lo menos, levantar y cubrir los indicadores mínimos necesarios”, dijo Hernández Behrens.

También, el Superintendente de bancos explicó, al momento de emprender acciones contra el Federal, que a la directiva se le exigió aumentar de capital social, la solvencia en el déficit del saldo mínimo de ventaja obligada referido por el Banco Central de Venezuela (BCV), incrementar sus activos líquidos, mejorar la actividad de intermediación financiera y la constitución de provisiones y ajustes. Sin embargo, Mezerhane y el resto de los accionistas se negaron acatar esta disposición lo que obligó la intervención a puerta cerrada del mencionado banco.

Además, la máxima autoridad de la Sudeban ha reiterado “hasta el cansancio” que la intervención del Banco Federal no fue una retaliación política o porque el Gobierno pretenda intervenir en la línea editorial del canal Globovisión, sino, por el contrario, ha recalcado que la intención fundamental era “resguardar los intereses de los depositantes en ese banco”.

.