Presidente guatemalteco confirma que recibió amenazas de muerte
TeleSUR

Además de denunciar que recibió amenazas de muerte, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, se manifestó preocupado ante la existencia, según indicó, de un ambiente de cuestionamientos contra la institucionalidad del país, de cara a las elecciones generales de 2011.

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, confirmó este miércoles que recibió amenazas de muerte en su correo electrónico, e informó que las autoridades nacionales están tras la pista de los mensajes de magnicidio.

“Mire, yo quiero matar al Presidente (…) Organicémonos para matar al Presidente (…) Esos son mensajes terroristas”, sentenció el mandatario guatemalteco.

“Estamos detrás de los orígenes (de los mensajes) y van a ser acusados si se determina de dónde vienen, van a ser acusados”, informó.

Paralelamente, el presidente Colom se mostró este miércoles preocupado por un ambiente político marcado por cuestionamientos a la institucionalidad del país, de cara a las elecciones generales de 2011.

Denunció que existe una ola de desinformación en el país que pretende pronosticar un posible fraude en las elecciones generales de 2011, lo que consideró como una falta a la verdad y a la justicia.

Colom se refirió al tema electoral y a la nube de rumores que pretende empañar la jornada, durante su habitual programa radial de los miércoles, transmitido por la emisora oficial TGW.

“La garantía del no fraude la da el Tribunal Supremo Electoral”, aseguró Colom, en referencia a la transparencia con la que se están organizando los comicios.

El canciller de la nación centroamericana, Haroldo Rodas, presente en el programa del presidente, solicitó de nuevo a la Organización de Estados Americanos (OEA) su participación directa en la realización de un diagnóstico en torno a los comicios.

En el diagnóstico referido por Rodas, se verificará el Registro Nacional de las Personas (Renap), el sistema de identificación biométrico y de impresión de documentos, y contemplará auditorías de las bases de datos financieras y administrativas del proceso.

Colom, por su parte, instó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a solucionar sus problemas internos en aras de fortalecer la institucionalidad.

En mayo de 2009 también hubo un intento de desestabilización del país, cuando el abogado Rodrigo Rosenberg antes de ser asesinado el domingo 10 de mayo de ese año, acusó al presidente Colom, a su esposa, Sandra Torres, y a su secretario privado, Gustavo Alejos, de su muerte.

La víctima apareció en un video difundido en primera oportunidad por la red social Youtobe, en el que realizó las acusaciones.

El abogado, de 47 años de edad, aseguró en el vídeo que si lo mataban, se debía a que tenía pruebas de la participación del Presidente y de cercanos colaboradores suyos en el homicidio, el 14 de abril de 2009 del empresario Khalil Mussa y su hija Marjorie Mussa.

El gobernante guatemalteco desde el primer momento en que se enteró de la muerte de Rosenberg ordenó a “todas las entidades del Estado” a colaborar con la Fiscalía y con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), en la investigación del caso.

Colom reconoció “el legítimo derecho de los familiares, amigos y allegados de las víctimas de la violencia a reclamar y exigir que se haga justicia”.

A más de un año del conflicto, el presidente Colom denunció en junio, que desde agosto del año pasado, hay mafias confabuladas en su país con intenciones de sacarlo del poder, ya que en este mes el Ejecutivo cambió tres cupulas militares, destituyendo a 17 comisarios de la Policía Nacional Civil (PNC) de un total de 47.

teleSUR – Pl / ld – MM-MFD