Presidente Uribe dice que no se debe hablar con matones
Por: Maria Monica Castañeda
Para Kaos en la Red

Estas declaraciones del Presidente permiten inferir su estruendoso fracaso e incumplimiento de la promesa de someter a las Farc durante su primer año de gobierno.

Lo que faltaba. Sabíamos que en Colombia existen ciudadanos de primera categoría, de segunda, de tercera, de cuarta y hasta de quinta, pero que la misma categorización la tuvieran los matones es toda una novedad.

Luego de la difusión a través de la cadena de televisión árabe Al- Jazeera, del video del jefe de las Farc, Alfonso Cano, en el cual invita “al diálogo y la búsqueda de una solución pacífica para el conflicto interno colombiano” el Presidente Álvaro Uribe rechaza la propuesta por considerar a Cano un Matón. Lo paradójico es la interlocución y cercanía con Matones confesos que en algunos momentos ha sostenido durante su mandato presidencial, a quienes no solo ha defendido sino rodeado de prebendas para blindarlos infructuosamente de acciones penales en su contra.

Es el caso del ex Senador Álvaro García Romero, cofundador del Partido Político Colombia Democrática, creado por Álvaro Uribe Vélez y su primo Mario Uribe, hoy detenido por las autoridades colombianas por participación en crímenes con grupos paramilitares. Álvaro García es un Matón, según lo estableció la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que lo condenó a 40 años de prisión, por los delitos de concierto para delinquir agravado y por ser determinador en la masacre de Macayepo, en el departamento de Bolívar, cuando el 14 de octubre del año 2000, 80 paramilitares, asesinaron a 15 personas con machetes, piedras y garrotes. Ser determinador del asesinato de 15 humildes colombianos le hace menos matón por pertenecer a una clase social privilegiada? García está detenido en una cárcel del sur de Bogotá desde noviembre del 2006, sin embargo su poder político se mantiene. Su hermana Teresita García, quien había sido nombrada por el Presidente Uribe en un cargo diplomático en Frankfort, Alemania, regresó al país para participar en la Campaña al Congreso colombiano y fue elegida Senadora por el Partido Integración Nacional PIN para el período 2010-2014. Su cuñada, Piedad Zucardy es Senadora y codirectora del Partido de la Unidad Nacional, el mismo del Presidente Uribe y del Presidente electo Juan Manuel Santos.

Sobre Matones cercanos al poder presidencial en este periodo de la historia colombiana, la lista es larga. Salvador Arana, entrañable amigo del Presidente Uribe, quien al ser señalado como determinador de la muerte de otro colombiano sencillo, sin pergaminos, el alcalde del municipio del Roble al norte del país, Tito Díaz, fue nombrado rápidamente como Consejero diplomático en Chile para protegerlo de tales señalamientos. Fueron tantas las evidencias en contra del distinguidísimo Doctor Arana, que los jueces colombianos lo condenaron a 40 años de cárcel. Como buen cobarde, este Matón según la ley, fue capturado por agentes del CTI, escondido dentro del closet de un lujoso departamento en Santa Marta.

Quizás el Matón mas celebre que ha logrado acceder a los círculos del poder presidencial, sea el desmovilizado jefe paramilitar Severo López Jiménez, alias Job, quien entró a la Casa de Nariño , sin ser anotado oficialmente en los libros de registro. La propia Fiscalía General de la Nación que le investigaba, afirma en uno de sus informes sobre seguimientos a Job que “continuaba siendo un pacifista de día y un “patrón” que ordena muertes y movimiento de armas y droga en las noches en los vehículos asignados por el Estado para su movilización”. Quienes conocían a Job no entendían como ante las evidencias de sus actividades criminales registradas por organismos de seguridad del Estado, haya entrado el 23 de abril de 2008 sin ningún problema a la Casa de Nariño, con el conocimiento del propio Presidente de la República, como el mismo lo ha reconocido.

López Jiménez, alias Job, era el hombre de confianza de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias don Berna, Comandante del bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas Unidas de Colombia y uno de los Matones más sanguinarios y temidos del país. A Job se le recordará por mucho tiempo en Colombia debido principalmente a dos eventos: el primero registrado en una interceptación telefónica donde Job bautizó a la Casa presidencial como Casa de Nari, cuando informaba a uno de sus superiores acerca de su exitosa visita y reunión con asesores del Presidente Uribe y el segundo, tiene que ver con su inesperado asesinato en la ciudad de Medellín el 28 de julio de 2008, tres meses después de su reunión en la Casa de Nari con los asesores cercanos al Presidente.

Así las cosas, rechazar un acercamiento con el grupo guerrillero bajo el argumento de que son matones no parece serio. Estas declaraciones del Presidente permiten inferir su estruendoso fracaso e incumplimiento de la promesa de someter a las Farc durante su primer año de gobierno, su delirio ha llegado al extremo de alentar a las Fuerzas Armadas a “no dormir en las siete noches que quedan de mandato, a fin de perseguir sin tregua a los guerrilleros, paramilitares de derecha y narcotraficantes, todos matones, aunque unos más sofisticados que otros” afirmó ayer domingo el Presidente saliente. Porque tanta aversión al inicio de un diálogo que pueda derivar en la desactivación de esta guerra entre pobres que solo favorece a los grandes productores internacionales de armas y a grupos de poder al interior del país?

Presidente Uribe el Estado no puede convertirse en aquello pretende combatir.

María Mónica Castañeda D.