Pozo averiado de BP ha vertido 4,9 millones de barriles de crudo desde abril
TeleSUR

Unos 4,9 millones de barriles de petróleo se han derramado sobre el Golfo de México en las costas de EE.UU. a más de tres meses del hundimiento de la plataforma petrolera operada por la British Petroleum (BP) Deepwater Horizon. El anuncio de esta cifra coincide con el inicio del nuevo plan de la transnacional para terminar con el vertido de crudo definitivamente luego de múltiples intentos fallidos.

El Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) sostuvo este lunes que el pozo petrolero de la plataforma de la British Petroleum (BP), Deepwater Horizon que se hundió en abril en el Golfo de México, ha derramado al mar 4,9 millones de barriles de hidrocarburo, de los cuales sólo 800 mil han sido recuperados, lo que indica que es el mayor vertido de carburante en la historia occidental.

“En total, los equipos científicos estiman que aproximadamente 4,9 millones de barriles de petróleo se derramaron del pozo”, indicó el comando conformado por miembros de la BP y el Gobierno estadounidense.

La cantidad de crudo estimada en litros alcanza los 780 millones y los capturados 127 millones, un número superior al ocasionado por el derrame en Alaska (noroeste de Estados Unidos) por el buque Exxon Valdez en 1989 que fue de 41 millones de litros.

El anuncio de esta cifra coincidió con el del inicio de la primera fase del nuevo intento de la BP de sellar definitivamente el pozo por donde el crudo sale hacia el mar.

La nueva estrategia consiste en inyectar barro y cemento al pozo, y tuvo que ser retrasada por la detección de una pequeña fuga en la tapa que cierra el orificio.

“Durante los últimos preparativos para comenzar con la prueba de inyección, una pequeña fuga hidráulica fue descubierta en la nivelación del sistema de control hidráulico”, afirmó la transnacional petrolera en un comunicado.

La BP indicó que esta fuga estaría reparada para el día martes, algo que obligó a reprogamar los trabajos para comenzar el operativo que se espera ponga fin a uno de los mayores desastres naturales de la historia que se inició con el hundimiento de la plataforma petrolera el pasado 22 de abril que cobró la vida de 11 personas.

Este intento representaría el quinto proyecto llevado a cabo por la BP para detener el vertido.

El último plan consistía en cerrar la tubería conectada a la parte superior del sistema de prevención de explosiones (BOP) para luego colocar una cúpula que recolectaría el petróleo.

Esto logró contener en cierto grado el fluido de crudo pero surgieron nuevos derrames en la tubería principal que llevó a la BP a tomar otras medidas.

Antes de esto, la petrolera trató de poner unas campanas, en dos ocasiones, en el lugar donde se producía la fuga pero ambos esfuerzos fracasaron.

El emporio de hidrocarburos piensa continuar con la construcción de un pozo de derivación para interceptar futuras filtraciones.

Explicó que este se cruzará con el pozo averiado por debajo del mar a cierta profundidad lo cual permitirá continuar con el segundo proceso de sellado a finales de agosto.

En cuanto a los químicos rociados en la superficie del mar para detener parte del vertido, ésto levantó preocupación en los estadounidenses cuando el Gobierno descubrió por medio de unos documentos que se utilizó más cantidad de la indicada.

No obstante, un estudio realizado por la agencia de protección ambiental de EE.UU. indicó que los químicos no resultaban ser más dañinos para la vida marina que el propio petróleo derramado.

Recientemente la Guardia Costera estadounidense señaló que casi 800 kilómetros de costa en Lousiana, Florida, Mississippi y Texas están contaminadas por el derrame petrolero.

teleSUR – Afp – La jornada – Efe/jl – MM