Estudios revelarán apariencia real del Libertador

AVN .- Los restos de Simón Bolívar, exhumados y trasladados hace poco a una urna de metacrilato al vacío, se encontraban en peligro de desaparecer debido a que estaban en condiciones no aptas para su preservación.

Así lo señaló el antropólogo Mario Sanoja Obediente, especialista en museología y conservación de bienes patrimoniales, quien explicó que los restos orgánicos se encontraban depositados en un recinto hecho de plomo, material que resulta inadecuado para este fin, puesto que es sensible a la corrosión y produce en el tiempo efectos negativos sobre cualquier material orgánico.

De igual forma, indicó la importancia de que estos restos estén en un ámbito “que no permita la formación de organismos patógenos que alteren la naturaleza de los huesos”.

Hace 63 años, un grupo de venezolanos y venezolanas habían planteado la necesidad imperante de trasladar los restos del Libertador a un sarcófago que no sólo rindiera la dignidad merecida por el Padre de la Patria, sino que también prestara las mejores condiciones para su preservación.

Petición que quedó plasmada para la historia, aquel 3 de marzo de 1947, en el discurso que ofreciera ante la Asamblea Nacional Constituyente, el poeta, y para ese momento presidente de esta Institución, Andrés Eloy Blanco, quien se refirió a la necesidad de efectuar el traslado de los restos de Bolívar a un sepulcro más adecuado.

“Esa urna no debe ser de plomo; esa urna debe ser de cristal y de oro…”, fueron en ese momento las palabras del poeta Andrés Eloy Blanco, las cuales –como recordara Sanoja Obediente, quien también es individuo de número de la Academia Nacional de la Historia– representan, un precedente histórico de la decisión tomada hoy por el gobierno del presidente Chávez.

El proceso de exhumación de los restos de Bolívar no sólo permitió el traslado y adecuado resguardo sino que posibilitó tomar muestras de los tejidos óseos para analizarlos con la tecnología más avanzada del momento.

Como explicó el antropólogo Sanoja Obediente, es viable científicamente haber realizado exámenes a los cabellos pertenecientes al Libertador Simón Bolívar, siempre y cuando las muestras no estuviesen degradas o contaminadas.

Sin embargo, señaló que estos estudios genéticos son mucho más precisos si se realizan con muestras tomadas al tejido óseo del individuo.

Expuso que para el estudio de ADN mitocondrial se utilizan los dientes porque que en el esmalte dental se encuentra encapsulado el material genético de la persona, por lo cual, “científicamente, lo procedente es utilizar el ADN extraído de los dientes, ya que garantiza una total preservación de material genético”.

Como experto en restauración de bienes patrimoniales afirmó que los protocolos científicos seguidos durante el proceso de exhumación de los restos del Libertador cumplen totalmente con lo establecido hoy en día.

Además de las muestras tomadas con el fin de realizar exámenes genéticos que permitan esclarecer las causas del fallecimiento del Padre de la Patria, sus restos también fueron sometidos a modernos estudios radiológicos que permitirán una reconstrucción aproximada de su imagen real.

“Hoy en día existen una serie de técnicas y métodos que permiten, tomando la fotografía de los restos óseos del cráneo, de los huesos largos, determinar la naturaleza de los tejidos blandos que recubrían esos huesos. De manera que se puede hacer una restitución del aspecto, no sólo del rostro, sino de todo el cuerpo. Lo cual nos da una imagen ciento por ciento correcta del aspecto que tenía el Libertador, su rostro, su cuerpo”, afirmó este antropólogo, quien ha dedicado más de la mitad de su vida al estudio museológico y museográfico.

Sanoja Obediente comentó la importancia que tiene que estos símbolos, como el que representa Simón Bolívar para el pueblo venezolano y latinoamericano, se transmitan de una manera convincente, al tiempo que la persona entienda que la imagen que tiene en frente se corresponde con la realidad y no con la representación particular de un pintor o escultor, que aunque precisa, depende de la percepción individual.

También refirió que estas técnicas permiten restituir contextos históricos, lo cual posibilitará mostrar al Libertador “como parte de un contexto activo”, y no como un ser aislado, tal como ha venido presentándolo la historia tradicional.

Finalmente, Sanoja Obediente subrayó el impacto que tendrá la reconstrucción y representación precisa de la imagen del Libertador. El pueblo dejará de percibirlo como una pintura o una estatua fría, y podrá sentir el relieve vivo de su existencia.

Bolívar será visto de ahora en adelante como la proyección de un ser vivo, con significación y actuación dentro de la sociedad venezolana.