Se abrió al público exposición sobre la exhumación del Libertador

AVN.- “Por favor, agilicen el paso que abajo hay unas 500 personas esperando por ver la exposición”, pese a las palabras del personal del Museo Bolivariano, los visitantes se estacionaban en cada pieza desnudando con sus ojos la muestra especial sobre la exhumación de los restos del Libertador, que inauguró el ministro del Poder Popular para Cultura, Francisco Sesto.

En el recorrido por la exposición, el ministro se detuvo frente a la urna de plomo donde se encontraba la osamenta de Bolívar y señalando los agujeros del fondo explicó: “Verán que en el fondo tiene unos agujeros del tamaño de unas monedas, por esos agujeros ya estaba contaminado lo que había adentro. En unos años esos restos iban a sufrir lo suficiente para ya desaparecer”, argumentó.

Además de la urna de plomo, se encuentran en esta exposición la bandera hecha en Inglaterra que se encontraba sobre los restos, un trozo de cuero de las botas, la camisa prestada con la que murió Bolívar, una cajita donde los dientes fueron llevados para tomar la muestra de ADN y una especie de taco de madera tallado donde reposó su cabeza durante 167 años, y fotografías de cómo se realizó la exhumación.

También en la muestra se encuentra encuadernada un acta elaborada por la comisión encargada del traslado de los restos de Bolívar desde Santa Marta en 1842, firmada por el doctor José María Vargas.

“Vargas estaba consciente de que alguien iba a abrir eso, era éste el momento de abrirlo porque la ciencia avanzó lo suficiente para garantizar que hay una preservación segura de los restos del Libertador”, dijo Sesto, quien aseguró que ahora la osamenta durará para siempre.

Asimismo, afirmó que tienen la convicción de que estos son los restos del Libertador: “Las muestras de ADN, entre 4, 5, u 8 meses confirmarán que son los restos de Bolívar”.

El calor intenso ya lo indicaba: era mediodía, y las decenas de visitantes se acomodaron en una fila para subir al segundo piso del museo y ver parte de lo que se encontraba en el sarcófago del Libertador.

“Mantengamos la disciplina y la prudencia necesaria: Pasar y darle la posibilidad a todos los que estamos aquí”, sugirió Sesto, quien convocó al pueblo de Caracas, de Venezuela y del mundo para que asistiesen a la muestra: “Esto es propiedad del pueblo y es una propiedad sagrada”, expresó.

El ministro apuntó que posteriormente el Museo Nacional de la Historia, a inaugurarse en 2011, acogerá una esta muestra más extensa y documentada.