¿Cuánto vale el show?
Comenzó el circo mediático contra Venezuela en la OEA
Ciudad Caracas

 

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) realiza este jueves una sesión extraordinaria a petición de Colombia para analizar las denuncias sobre la supuesta presencia de miembros de grupos rebeldes colombianos en Venezuela.


La convocatoria a esta sesión extraordinaria fue hecha por el nuevo presidente del Consejo Permanente de la OEA tras la renuncia del embajador ecuatoriano, Francisco Proaño, confirmada por él mismo y por la Cancillería de su país.

El representante colombiano ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, dijo que durante la sesión extraordinaria presentará videos y coordenadas que “sí vinculan a Venezuela” con la supuesta presencia de rebeldes en ese país.

Estas denuncias de una supuesta presencia de guerrilla colombiana en territorio venezolano no son nuevas, en diversas ocasiones el Gobierno de Bogotá ha presentado supuestas pruebas que confirmaban la situación. En cada una de estas oportunidades Venezuela ha respondido diligentemente, realizando investigaciones en base a la información suministrada por sus vecinos sin hallar ninguna presencia de campamentos clandestinos.

En el mes de enero de 2005 el Gobierno de Colombia dio a conocer la supuesta ubicación exacta de tres campamentos que pertenecían a grupos subversivos como el ELN y las FARC, y que, según la información de la Casa de Nariño, se encontraban al parecer en territorio venezolano, así como de prominentes líderes de dichas organizaciones en el estado venezolano de Zulia (oeste).

Esta acusación generó, además de una gran cobertura mediática, un inmediata investigación del Ejército venezolano, que movilizó a un grupo de oficiales hasta el lugar señalado por el informe que presentó Colombia para corroborar la información.

Al llegar a la primera coordenada ofrecida en el informe, identificado como el supuesto campamento de alias Rubén Zamora, lo que encontraron fueron algunos sembradíos de plátano, yuca y maíz. La siguiente coordenada que respondía al supuesto Campamento Bolivariano, que era la presunta sede del comandante de las FARC, Iván Márquez, lo que se encontró fue una extensa sabana sin ninguna edificación sospechosa en los alrededores.

Las supuestas ubicaciones en Venezuela de los líderes subversivos Antonio García e Iván Márquez tampoco coincidían con las ofrecidas por Colombia. Esto llevó a que, tras 11 días de intensas labores de reconocimiento, la misión llegara a su fin.

Venezuela ha lamentado la falta de seriedad por parte de las autoridades colombianas, considerando que este tipo de acusaciones deberían estar acompañadas de documentos probatorios que contribuyan a sustentarlas, y rechazó que la información no se hiciera llegar a través de los canales diplomáticos regulares, sino por los medios de comunicación buscando generar una matriz de opinión errada sobre las actuaciones del Gobierno del presidente Hugo Chávez.

Circo Mediático contra Venezuela
El embajador permanente de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton Matos, aseguró este miércoles que es parte de un “circo mediático” la reciente acusación que Colombia llevó a esa esfera internacional sobre la supuesta presencia guerrillera en su país.

Sobre las pruebas que Bogotá dice tener para respaldar su denuncia, Chaderton sentenció: “Yo no conozco ninguna prueba, lo que sí le puedo probar en cualquier momento es, por mi experiencia de larguísima data con Colombia, y muy especialmente durante el Gobierno del presidente (Álvaro) Uribe, de la capacidad para hacer montajes, fabricar falsas evidencias y hacer de eso un circo mediático”, dijo Chaderton Matos en entrevista telefónica exclusiva con teleSUR.

“Es el mismo circo al cual nos tiene acostumbrado el Gobierno del presidente Uribe, de agredir, de trabajar sobre la base de montajes, de deformaciones de la realidad, de aprovechamiento, de oportunismo en relación con circunstancias de desconocimiento de la realidad y además de servicios prestados a intereses mayores“, agregó el diplomático.

Al ser preguntado sobre lo que ha ocurrido en otras ocasiones, cuando Colombia ha dicho tener pruebas de supuesta presencia de insurgentes en Venezuela, Chaderton Matos dijo: “facilísimo, por ejemplo, unas coordenadas que al ser ubicadas resulta que se concentran en lugares donde no existe ningún tipo de asentamiento ni instalación como ellos habían señalado o ubicadas dentro de territorio colombiano, por lo tanto imposibilitados nosotros de precisar eso”.

Insistió en que la acción colombiana contra Venezuela forma parte “de un juego mediático, la mentira queda, la verdad no se hace presente y basta repetirla para crear una matriz de opinión publica falsa