Críticas de G8 a Irán ocultan fracasos económicos, dice encuesta
Por: Ulises Canales

Teherán, 9 jul (PL) Las críticas de los países más desarrollados (G8) al programa nuclear de Irán tienen como fin ocultar los fracasos económicos del grupo y la falta de consenso para solucionarlos, indicó una encuesta difundida hoy aquí.

El sondeo realizado por el canal satelital Press TV reveló que más del 75 por ciento de los iraníes cree que las ocho potencias más industrializadas han intensificado su ofensiva hostil hacia Teherán con dobles e innobles intenciones.

Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Rusia, Canadá, Alemania, Italia y Japón intentan distraer la atención de la opinión pública mundial respecto a sus severos problemas financieros, u ocultar sus desacuerdos internos sobre los fiascos económicos del grupo, apuntó.

Además, el 11 por ciento de los encuestados afirmó que las naciones del G8 exclusivamente están esforzándose por desviar a la opinión pública del tema de su debacle económica, y más del tres por ciento opinó que sólo busca disimular la falta de consensos.

Más del 10 por ciento consideró que Irán es más importante que los percances económicos y financieros del G8, bloque que el pasado mes encabezó una intensa campaña diplomática a favor de la plena aplicación de la resolución 1929 del Consejo de Seguridad de la ONU.

De hecho, los resultados de la encuesta se divulgaron en medio de un ambiente de animosidad del bloque de poderosos hacia Irán por los resultados de las elecciones presidenciales de 2009, ganadas por Mahmoud Ahmadinejad, y el programa de enriquecimiento de uranio.

La resolución adoptada el 9 de junio por el Consejo de Seguridad de la ONU favoreció la imposición de un cuarto paquete de sanciones económicas contra la República Islámica para forzarla a abandonar su programa atómico bajo la sospecha de que persigue fines militares.

El gobierno de Ahmadinejad condenó la postura del G8 y cuestionó su autoridad para impugnar la esencia pacífica de sus actividades nucleares, además de acusarlo de practicar un doble rasero en el tema, pues tolera el arsenal atómico de Israel.

Teherán, además, remarcó que es un país signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y urgió a Occidente a que exija a Tel Aviv adherirse a ese protocolo, lo cual rechaza el régimen sionista.

Press TV recordó que el referido bloque encara fuertes presiones para que logre concebir un plan de recuperación económica sostenida que elimine sus contrariedades financieras y evite futuras crisis.

Por su lado, el mismo canal reprodujo declaraciones del mandatario persa en Abuja, la capital de Nigeria, en las que remarcó que «bajo ninguna circunstancia, Irán renunciará a sus derechos o detendrá sus actividades nucleares pacíficas».

Al hablar ante personalidades nigerianas, Ahmadinejad señaló que «las resoluciones anti-Irán de la ONU son todas un pedazo de papel, y aún si ellos convierten todo el papel del mundo en resoluciones, no serán capaces de detener las actividades nucleares» de esta nación.

rc/ucl